Cuando la gran parte de nuestros famosos ya pone rumbo a casa para afrontar la vuelta al cole, Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa han decidido hacer un parón en Marbella, en concreto en la exclusiva clínica Buchinger. Como cada año, la pareja se somete a un plan detox para eliminar todos los excesos del verano. Este centro, dedicado al descanso y al bienestar, apuesta por planes de comida que consiguen que sus clientes bajen peso a través del ayuno terapéutico. Además, tienen a su disposición una gran variedad de deportes al aire libre. Las sesiones de Yoga y Pilates son otra parte fundamental de su éxito y una de las actividades favoritas de la madre de Tamara Falcó.

Artículo recomendado

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, cita para dos en el Teatro Real de Madrid

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, cita para dos en el Teatro Real de Madrid

Mario Vargas Llosa siempre ha expresado que este lugar es el mejor sitio “para curarse física y mentalmente”, no faltaba cuando estaba casado con Patricia Llosa y tampoco desde que comenzó su romance con Isabel Preysler. Eso sí, su estancia es de lo más discreta y es la forma perfecta de llevar a cabo la puesta a punto de rigor al mismo tiempo que disfrutan de unos días de relax y desconexión. Los días pasan entre tratamientos de relax y antiaging y paseos por los impresionantes jardines del complejo.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa retoman sus planes tras haber pasado el covid

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa han reaparecido después de haber pasado el coronavirus. Lo han hecho con uno de sus planes favoritos. La pareja ha acudido al Teatro Real para disfrutar de un plan cultural. Para la ocasión, la madre de Tamara Falcó ha vuelto a hacer gala de la elegancia que le caracteriza y ha lucido un traje en color beige que gracias a sus pantalones anchos estiliza al máximo la silueta.

Gtres

Aquí se encuentran desde el pasado 15 de agosto tal y como ha publicado Look. La pareja tiene una amplia variedad de opciones a su disposición aunque en los últimos años recurrían al plan de 14 días que incluye 1 día de preparación, 10 días de ayuno y 3 días de readaptación. "Una alimentación consciente, el ejercicio físico y la inspiración espiritual completan el programa y contribuyen a la regeneración del cuerpo y el espíritu tanto como los tratamientos físicos y el ejercicio en la naturaleza", así lo definen desde la página web oficial de la clínica.