La sombra de la infidelidad siempre ha rondado sobre el matrimonio de Kiko Rivera e Irene Rosales. La colaboradora de 'Viva la vida' ha concedido una entrevista exclusiva a Lecturas solo unas semanas después de tomar la firme decisión de abandonar la televisión por su propio bienestar y no ha tenido reparos en abordar todos los temas de actualidad. Desde la decepción que vivió con Isabel Pantoja a la verdad sobre los rumores de distanciamiento con su marido.

Irene Rosales no oculta que Kiko Rivera ha podido serle infiel en algún momento de su relación pero tampoco pretende hacer leña del árbol caído: "Es una cosa de él y mía. Si perdono, olvido; si no, estaría viviendo un auténtico infierno", confesaba a nuestra publicación con esa naturalidad que le caracteriza.

Artículo relacionado

A lo largo de sus más de seis años de relación, Kiko Rivera e Irene Rosales han tenido sus más y sus menos, tanto que han estado a punto de tirar la toalla: "Hemos tenido muchas discusiones. Me he ido de casa, se ha ido él, nos hemos pasado muchos días sin hablar, y nadie se ha enterado. Se habrán podido enterar de la infidelidad, pero por parte de la persona con la que me habrá sido infiel". La sevillana, de 30 años, no achaca este tipo de deslealtades a las adicciones y épocas más oscuras de su marido y es que según ella fue un cúmulo de circunstancias. Pero si algo ha querido dejar claro Irene es que si en su día perdonó a Kiko Rivera "no fue por pena".

Kiko Rivera e Irene Rosales
Instagram @kikorivera

Artículo relacionado

Irene es tajante en todo lo que tiene que ver con su matrimonio y aunque mucha gente pueda creer que de buena es tonta, ni mucho menos es la realidad: "No soy tonta ni imbécil. Es un proceso. Desde que pasó hasta que sale la noticia, a lo mejor ya lo he sabido y ya hemos tenido nuestra guerra", explicaba. Eso sí, atento Kiko Rivera porque Irene no volvería a perdonar una nueva infidelidad.

Todos los detalles sobre una de las etapas más complicadas de su vida, esta semana, en exclusiva, en tu revista Lecturas. ¡Corre al kiosco!