Irene Rosales no ha querido callarse más. La mujer de Kiko Rivera, harta de las insinuaciones hacia su marido por una supuesta infidelidad, ha levantado el teléfono para entrar en directo en ‘Sálvame’. “Con mi marido está todo perfecto. No tengo ningún problema con él”, asegura muy tajante antes de anunciar medidas legales contra todos los que se adentren en este tema. “Entiendo que mi marido puede haber cometido muchos fallos pero todo tiene un límite”. Irene Rosales tiene muy claro con quién está Kiko y la confianza que tiene con él. “Si estoy con mi marido es que estoy segura al cien por cien. Si no, no estaría con él”.

Artículo relacionado

“No porque uno mate un gato se le puede llamar matagatos”. Irene Rosales ya no puede más. La mujer de Kiko Rivera, que tomaba la decisión de apartarse del foco mediático para no tener que entrar ya más en las polémicas con su familia, ha explotado. La colaboradora ha entrado por teléfono con Carlota Corredera visiblemente muy enfadada. “Solo ha hecho que ir a un hotel a cenar, se ha tomado una copa, donde había una reunión y había una chica. No pasa nada si hay una chica sentada a su lado” afirma Irene. “La conozco, es la novia del dueño, he quedado mil veces con ellos este verano. Si yo no le doy importancia, no creo que haya que sacar las cosas de contexto”.

La nuera de Isabel Pantoja no tiene duda alguna de lo que está haciendo su marido y así lo ha querido expresar. “Yo sé que él y yo tenemos una buena conversación. ¿Por qué tiene que dar explicaciones cuando ha estado trabajando? ¿Qué problema hay? Se ha ido una semana a componer y como la villa pertenece al hotel, se están yendo al hotel. Y le apetece una copa y no hay más problema”. Rosales no da credibilidad alguna a los rumores que corren en los últimos días.

Carlota Corredera Irene Rosales Sálvame

Irene Rosales entra por teléfono en 'Sálvame' para dar la cara por Kiko Rivera

Telecinco

Preocupada por sus hijas

“El daño no me lo hacéis a mí”, continuaba Irene Rosales en ‘Sálvame’. “Lo único que pasa es que es una cosa, luego otra, otra… Mis hijas tiene que seguir escuchando esto cuando mi marido no ha hecho absolutamente nada”. Irene tiene claro que no viven la misma situación hace cuatro años que ahora pero en este momento, no cree que haya lugar a incidir en un tema que tanto ella como Kiko han dejado claro que no tiene fundamento alguno.