Adara Molinero tiene el corazón en un puño. La concursante de 'GH VIP 7' está con un pie dentro y otro fuera de la casa después de que este martes Mila Ximénez se salvara de las nominaciones y la audiencia decidiera que ella y Estela se jugaran la expulsión el próximo jueves y ahora ve muy cerca su salida. Como todos los miércoles, Carlota Corredera ha viajado a Guadalix de la Sierra para entrevistar a las nominadas y Adara se ha abierto en canal con la presentadora.

Artículo relacionado

“Ya tengo más miedo que nunca, porque está muy difícil quedarse. Me dice mi intuición que a lo mejor me voy”, le contó la concursante de GH VIP 7. Hay algo que le ronda por la cabeza y que no se le quita de la mente: su pequeño, el bebé que unos meses que tiene junto a Hugo Sierra. A su bebé es a quien echa más de menos en la casa y también el centro de sus quebraderos de cabeza. “Lo que me preocupa más ahora es ver a mi bebé”, ha reconocido.

Adara ha reflexionado con Carlota Corredera sobre cómo serían sus días en el exterior y qué es lo primero que haría en cuanto pusiera un pie en el exterior. “Luego llamaría a mis padres (para que me pongan al día y me tranquilizaran)”, continuó.

Y sí, a Hugo Sierra y Gianmarco también los llamaría. “Luego a mi pareja. Y Gianmarco después. Se merecen una conversación”, ha explicado. Es consciente de que cuando salga las cosas podrían haber cambiado mucho y que poco a poco se tiene que adaptar a todo. “Necesito ir asimilando y resolviendo todo. Es muy complicado”.

A Gianmarco no se le va de la mente y así lo demuestra su gran deseo. “Me gustaría preguntarle al público si Gianmarco me está esperando todavía”, remarcó.