Este tiempo de soledad impuesta le ha servido a Diego Matamoros para darse cuenta de muchas cosas. Él mismo reconocía recientemente que aunque lo había pasado realmente mal durante la etapa en la que tuvo que hacer frente al coronavirus sin la ayuda de nadie, a su vez había tenido mucho tiempo para pensar en qué quiere en su futuro.

Artículo relacionado

Mientras Estela Grande ha dejado muy claro que la reconciliación con Diego Matamoros no está en sus planes: "Quiero estar sola y tengo motivos para estar así". El hijo de Kiko Matamoros exponía que lo primero que va a hacer cuando termine todo esto será: “Recomponer un poco mi vida”. El joven ha visto como en apenas unos meses todos sus planes de vida se desvanecían por completo y ahora es momento de empezar de cero.

"Lo que me está salvando la vida son las llamadas grupales, el whatsapp se me ha quedado corto y muy frío", admitía el propio Diego hace unas semanas. Ya sabíamos que su hermana Laura se había preocupado diariamente por él pero... ¿y el resto? Pues bien, ha sido él mismo quien ha compartido una imagen en su perfil de Instagram junto a sus tres hermanas en la que queda patente que la relación entre los hermanos Matamoros Flores está mejor que nunca. "Llamadas familiares Matamoros Flores necesarias", escribía con la imagen de Lucía, Laura e Irene.

hermanos Matamoros

Parece que el tiempo ha puesto todo en su lugar en la familia Matamoros y después de infinidad de enfrentamientos todos han recuperado el lugar que se merecen. El propio Kiko expresaba su felicidad hace solo unos días al hacer público que había recuperado el contacto con todos sus hijos, una unión que le agradece enormemente a Marta, su actual pareja: "Ha tenido mucho que ver".