En la segunda gala de esta recién estrenada edición de 'Got Talent', Edurne tuvo que pasar por un momento muy difícil como jurado. Sin esperárselo, sobre el escenario apareció alguien con quien ella había compartido momentos muy especiales: Guille Barea, uno de los concursantes de la cuarta edición de Operación Triunfo (la primera que se emitía en Telecinco), la misma en la que participó Edurne y en la que quedó sexta.

Al verle, a Edurne se le iluminó la cara al mismo tiempo que se dio cuenta de la difícil tarea que se le venía encima: la de juzgar la actuación de su propio compañero. "Deberías empezar tú, querida Edurne", le decía Risto al verla nerviosa después de que Barea hubiera cantado. Una petición a la que ella se negaba en rotundo. "Prefiero que empecéis vosotros. Ahora mismo, entended que esta es una situación para mí... no comprometida, pero se me hace raro tener que juzgar a un compañero mío", explicaba la jueza.

Artículo relacionado

Pero Guille Barea venía a ponerle las cosas muy fáciles a su amiga, y con su carácter amable le alivió ese momento. "Tú no te preocupes, tú di la verdad cariño, di la verdad", le decía sonriente a su ex compañera. Finalmente, Risto Mejide decidió tomar las riendas y empezar a valorarle, resaltando que no pudieran coincidir en el concurso cuando él empezó a hacer de jurado en Operación Triunfo, a partir de la quina edición.

Entre bromas sobre el acento gaditano del cantante y un pequeño enganche con Jorge Javier Vázquez después de que este le dijera que cantar "con ese chorro de voz debe ser agotador", le tocó el turno a Edurne, que no dejó de mirar a sus compañeros de jurado, muy atenta y con la mirada brillante, mientras hablaban con Barea. Para dar su opinión (no sabríamos decir si del todo sincera o marcada por lo especial que fue para ambos Operación Triunfo), la madrileña se puso de pie y colocó su mano en el corazón mostrando todo el cariño que le profesa al también cantante.

"A mí, como hace ya 12 años, me encantabas y me sigues encantando. Para mí es un sí así de grande", decía finalmente, siendo la última en valorar pero la primera de sus compañeros en votar positivamente el pase a la siguiente fase para Guille. Y aunque la cosa quedó muy reñida, Risto fue una vez más el encargado de decidir el futuro inmediato de Barea. Finalmente, este dijo que le merecía mucho respeto, pero que le votaba con un 'no', decisión que hizo que Edurne abriera la boca sorprendida y triste al mismo tiempo.

Después de saber que ya no formaría parte de Got Talent, Guillermo Barea seguía sonriendo por haber hecho levantarse al público y por el reencuentro con su vieja amiga Edurne, quien decidió subir al escenario a abrazarle. "Gracias de verdad por venir, gracias", le decía Edurne.