Han pasado 16 años desde que Gloria Camila abandonó Montealto, la casa que perteneció a su madre. Con sentimientos encontrados y visiblemente nerviosa, la hija de Ortega Cano se ha trasladado hasta el chalet, ubicado en la exclusiva urbanización de La Moraleja, donde ella pasó parte de su infancia y fue tan feliz. La joven anhelaba este momento y finalmente ha podido cumplir su sueño, una visita en la que ha estado acompañada por las cámaras de 'Ya son las 8'.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA | Ana María Aldón contesta a Gloria Camila y nos enseña los modelos que lucirá en El Rocío

EXCLUSIVA | Ana María Aldón contesta a Gloria Camila y nos enseña los modelos que lucirá en El Rocío

Eso sí, Gloria Camila puso una serie de condiciones. La colaboradora de televisión aceptó ir acompañada por las cámaras pero no quiso que se filmaran imágenes suyas en el interior de la casa: "No iba a hacer un show. Estaba super nerviosa, sudando. Cuando entré a la casa tuve unas ganas de llorar… me hice la dura", confesaba a sus compañeros sobre lo que supuso ese momento para ella y es que aunque era muy pequeña cuando Rocío Jurado murió guarda muy bonitos recuerdos de sus años allí.

Casa Montealto
Idealista

El chalet está a la venta por 3,4 millones de euros y tal y como ha detallado Gloria su estado es deplorable: "Está muy dejada, el jardín está horrible y feo (...) Verlo así te da muchísima pena", manifestaba. De todas las estancias, si hubo un lugar que le encogió el corazón fue entrar al dormitorio de su madre: "Recordaba todo a la perfección, me acordaba de todo... En otras habitaciones han hecho obra pero de su cuarto no se ha tocado nada, ni del cuarto de baño, que es todo de mármol".

Artículo recomendado

Gloria Camila da el salto a Italia: la serie 'Dos vidas' llega al Canale 5 de Mediaset

Gloria Camila da el salto a Italia: la serie 'Dos vidas' llega al Canale 5 de Mediaset
Gloria Camila

Gloria Camila habla de sus sentimientos tras volver a Montealto

Mediaset

Esta visita le ha permitido a Gloria Camila dar por finalizada una etapa de su vida: "Estoy bien, me voy en paz. Me siento tranquila y a gusto", confesaba con serenidad tras abandonar Montealto.