Con la vista puesta en la gran final de 'Gran Hermano VIP 7', las cuatro finalistas, que están luchando de manera incansable para conseguir el maletín, han tenido la oportunidad de entrevistarse las unas a las otras. Cuando le ha tocado el turno a Mila Ximénez, la colaboradora no ha dudado en mojarse y responder sobre qué compañeros de 'Sálvame' piensa que la están apoyando y cuáles no: "Yo creo que hay mucha gente a la que le molestaría que yo ganara, por ejemplo, Lydia Lozano, Gema López y Laura Fa", ha contado sin dudarlo ni un momento mientras relataba de lo más convencida que Belén Esteban la está apoyando "a muerte".

Artículo relacionado

La bloguera de 'Lecturas' lo único que tiene claro es el apoyo máximo que ha recibido por parte de su gran amigo Kiko Hernández, el cual está dispuesto a hacer algo inaudito si Mila gana el concurso: "Yo tengo un compromiso con Mila, y no solo por amistad, la quiero como si fuera mi hermana", ha contado.

Mila y Kiko H

Estar en una casa encerrada durante tres meses hace que la realidad se distorsione de una manera asombrosa. Cuando salga de Guadalix de la Sierra, Mila se pondrá al día de todo y verá lo que opinado Belén Estebán sobre su participación: "Si tuviera que elegir a alguien elegiría a Mila para que salga de la casa. ​Estoy hablando de un concurso, una cosa es mi amistad y que somos compañeras, pero estoy haciendo mi trabajo", ha contado la de San Blas en más de una ocasión en 'Sálvame'. Palabras que, no hay dudas, sorprenderán (y mucho) a la gran hermana.

Sobre su concurso

Ajena a todo lo que le espera fuera de la casa en la que ha vivido durante tres meses, Mila se ha sincerado con sus compañeras y con la audiencia y esto es lo que ha significado 'Gran Hermano VIP' para ella: "Yo creo que la gente ha cambiado la opinión que tenía sobre mí. Me veían más prepotente, más segura, yo vivía en un entorno que me favorecía pero al llegar aquí me di cuenta que no, aquí el entorno es más incómodo. No sé si para bien o para mal, pero me he sentido más vulnerable y he sido más humilde. He aprendido a tender puentes y a entender que no soy una más con un grupo de gente que ha luchado más que yo", ha expresado con el corazón en la mano.