Es una de las citas a las que no suele faltar. Fran Rivera acudía al rastrillo Nuevo Futuro en la noche de los toreros, junto a rostros como Óscar Higares. Entre plato y plato, baile y baile, encontró un momento para sincerarse acerca de la felicidad que siente en este momento con el nacimiento de su próximo bebé. Eso sí, no todo le proporciona el mismo grado de satisfacción. En cuanto escuchó el nombre de Isabel Pantoja, salió corriendo…

Artículo relacionado

Cantora en el punto de mira. Isabel Pantoja tenía que enterarse por terceros del robo que había sufrido en la que es su casa. Un anticuario se ponía en contacto con la prensa para confirmar que habían sustraído una serie de objetos de valor económico y también personal -algunos incluso grabados con el nombre de la cantante-. Un duro golpe del que Isabel todavía no ha podido recuperarse.Todo parece apuntar a alguien cercano a la finca.

Este hecho llevaba, directamente, a pensar en los controvertidos recuerdos de Paquirri que Isabel guarda -o guardaba- en su casa. Un espinoso tema del que tanto la familia Pantoja como la Rivera tratan de hablar lo menos posible. Basta con ver la exagerada reacción de Fran Rivera cuando se le comienza a mencionar el asunto durante su estancia en el rastrillo Nuevo Futuro. ¿Tan tenso está el tema entre ellos?

El torero atendía a los medios con alegría para hablar de la labor solidaria que estaba realizando en el rastrillo y la felicidad que siente por el embarazo de Lourdes Montes. “Estamos muy contentos”, aseguraba. Todo cambiaba de repente al mentar a la que es, sin duda, una de sus grandes enemigas. Rivera salía disparado, dejando a los periodistas con la palabra en la boca, cuando arrancaban a preguntar acerca del mencionado anticuario.

Tensión entre las familias

Pese a la buenísima relación de Fran y Cayetano con su hermano Kiko, la tensión entre los Rivera y los Pantoja sigue en lo más alto. A lo largo de todos estos años, no han conseguido llegar a un punto de encuentro respecto a los recuerdos que Paquirri dejó a su muerte. Los hijos de Carmen Ordóñez se los reclaman a la tonadillera pero esta ha llegado a asegurar que no los tiene.