Si hablamos de actitud, Carlota Corredera va sobrada. La presentadora se encuentra en un gran momento profesional después de su aplaudido trabajo moderando el debate de la docuserie 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. Un punto de inflexión en su carrera que tampoco ha sido fácil, en el que ha tenido que responder a la furia de las críticas por su posicionamiento sin fisuras con Rocío Carrasco, con quien este miércoles podría reencontrarse en 'Sálvame'. Haberse convertido en una de las voces más poderosas del feminismo de nuestro país le ha acarreado sacrificios, vivir momentos de tensión en plató, pero ha demostrado que es capaz de defender sus ideas, aguantar la presión y, sobre todo, hacer una impagable tarea por los derechos de la mujer. No ha sido un proceso de la noche al día, en la fotografía de hace 28 años que ha compartido ya estaba la semilla de la persona que es hoy, una luchadora admirada y ejemplo para muchas.

Artículo relacionado

¡Qué sensación esa cuando después del proceso de formación te sueltan a la implacable vida laboral! La historia detrás de la fotografía que ha recuperado Carlota Corredera es la de muchas otras personas, con la emoción por el futuro, la nostalgia de lo que se deja atrás, y las inseguridades y miedos. En ella aparece la presentadora de Telecinco en la playa, sonriente, con actitud triunfante, a pesar de todas sensaciones y pensamientos intrusivos que la removían por dentro.

Carlota Corredera con 19 años

Carlota Corredera demostrando carácter ya con 19 años

Instagram @carlotacorredera

Artículo relacionado

"Esta foto tiene 28 años y una bonita historia detrás", comienza a contar "yo tenía 19 años, acababa de sacarme el carné de conducir y era becaria de Diario16 de Galicia. Ese día me escapé con mi hermano pequeño en el Ford Fiesta familiar a comer a la playa. Él no tenía miedo a ir conmigo y mi L de novata en el coche". La divertida jornada a pie de las olas se completó con el encuentro de la amiga que hizo esta instantánea, que Corredera describe como "irrepetible".

"¡Me reconozco tanto en esta imagen!", confiesa con emoción. "Las cejas salvajes, el acné que tanto me acomplejó, mi pasión por los sombreros, mi actitud guerrera a pesar de las inseguridades…", un detalle nostálgico que encierra una valiosa lección de aceptación rematada con su última frase de aliento: "Ay, Carlotiña, lo que te queda aún por vivir… Levanta la barbilla y sé fiel a ti misma. Como ese agosto del 93".

Mercedes Milá se ha sentido muy identificada y conmovida con la historia detrás de esta potente instantánea de Carlota y ha comentado: "¡Cómo me gusta esa historia! En esta foto estaba ya tu coherencia, tu fidelidad y tu fuerza. Y también la ilusión del carnet de conducir que te abría las puertas de la libertad que ya no cerraste nunca más. A mí me pasó igual a los 16 con la moto".