Agoney vivió ayer una de sus noches más especiales. En una final muy emocionante, se proclamó ganador de ‘Tu cara me suena’ en una competición muy reñida con otras finalistas como Nia o María Peláe. El que fuera concursante de ‘Operación Triunfo’ se llevó el premio solidario y tuvo un gesto precioso al repartirlo entre los cinco finalistas para que todos pudieran destinarlo a la ONG que quisieran. Pero no fue lo único que llamó la atención de todo lo que rodeó a la celebración de su victoria. Porque además de este momento tan bonito, vivió otro de lo más romántico. Agoney, nada más alzarse con la victoria, se fundió en un beso con su pareja Marc Montojo, uno de los bailarines del programa.

Artículo recomendado

El precioso gesto de Agoney tras proclamarse ganador de 'Tu cara me suena'

El precioso gesto de Agoney tras proclamarse ganador de 'Tu cara me suena'

En el momento en el que Manel Fuentes pronunció el nombre de Agoney como ganador de ‘Tu cara me suena’, fueron muchos los que felicitaron al cantante. Y estando tan cerca, la persona con la que comparte su vida actualmente no podía faltar. Marc Montojo no dudó en salir al escenario y compartir la felicidad de Agoney. El bailarín le dio un beso súper romántico con el que dejó ver lo mucho que se alegraba del triunfo del artista después de lo mucho que ha trabajado durante todas las galas e imitaciones del concurso. Además, fue el encargado de entregarle el ramo de flores.

Agoney y Marc Montojo

Agoney y Marc Montojo en 'Tu cara me suena'.

Antena 3

Todo esto fue la clara muestra de que Agoney y Marc Montojo están muy felices con su noviazgo. Además, de alguna forma, ambos comparten profesión sobre los escenarios. La pareja del cantante ha participado como bailarín en musicales como ‘Hoy no me puedo levantar’ o en programas de televisión como ‘La voz’ o ‘Tu cara me suena’. En cuanto a su noviazgo con Agoney, desde que participó en el videoclip de su canción ‘Bangover’, donde se funden en varios besos, fueron muchos los que especularon con una posible relación. Algo que ayer por la noche se confirmó de la forma más bonita.