Hace algo menos de un mes, Fernando Fernández Tapias decidía echarse a un lado en su labor ejecutiva y nombraba a su hijo Juan Carlos (Tito), fruto de su matrimonio con Juana Courel, como nuevo presidente del Grupo Tapias mientras que él, a sus 82 años, se limitará a ejercer de presidente honorífico. Parece que esta decisión no gustó nada a sus hijos mayores: Fernando, Borja e Íñigo (nacidos de su relación con Chiqui de la Riva) razón por la que han decidido llevar al empresario frente al juez.

Cabe recordar que el empresario no mantiene ningún tipo de relación con sus hijos mayores desde hace años. De hecho, les retiró todos los cargos ejecutivos en sus sociedades. Ahora, han denunciado a su padre con el único objetivo de incapacitarle. Según ellos, Fefé no está en condiciones de tomar este tipo de decisiones.

Artículo relacionado

Este martes, Fernández Tapias, apoyado por su mujer, Nuria González, y el hijo que tiene en común con ella, Iván, se veía cara a cara con sus vástagos en el juzgado. El empresario, muy tranquilo, ha definido esta actuación como una auténtica traición y no piensa dejar que se salgan con la suya. Además de su esposa y su hijo pequeño, ha asistido como testigo su íntimo amigo Florentino Pérez. Ninguno de ellos va a tolerar que se ponga en tela de juicio su salud mental.

Esto es solo el principio de una guerra familiar y económica que promete dar mucho qué hablar. ¡No te pierdas el encuentro entre padre e hijos en el siguiente vídeo!