Melinda Rose Woodward, Linda para su marido, el cantante Tom Jones, murió a los 75 años el domingo 10 de abril a consecuencia del grave enfisema pulmonar que le diagnosticaron hace unas semanas.

‘El Tigre de Gales’ solo ha tenido un gran amor en su vida y esa era Linda. Se enamoraron muy jóvenes. Solo tenían 15 años cuando se conocieron y antes de cumplir los 17 ya estaban embarazados. Esta ‘sorpresa’ que nació fruto de su amor fue Mark, el que sería su único hijo. Así, y siendo solo dos adolescentes, formaron su familia.

Según el comunicado en el que se ha hecho pública la noticia, Linda falleció en uno de los hospitales más prestigiosos del mundo, el Cedars Sinai de Los Ángeles. Ahí pasó sus últimas horas, mientras su marido, sin despegarse de su lado, velaba su sueño. La pareja llevaba junta casi 60 años, y ella siempre fue la luz de los días de Tom. El de Gales, aunque siempre ha tenido fama de mujeriego, no podía vivir sin su media naranja, y conseguía que esta siempre le perdonara sus numerosas infidelidades. Aún así, él bebía los vientos por Linda. Le entristecía verla consumiéndose por una enfermedad mortal, pero no se apartó de su lado. Es más, aunque tenía compromisos profesionales por Asia, prefirió cancelarlos y dedicarse solo a cuidarla. No podía marcharse dejándola así.

Además, Jones también sufrió mucho por la depresión crónica de su mujer. Linda arrastraba desde hacía años esta enfermedad, “perdió su brillo, se dejó ir”, explicó en su día el artista al periódico Sunday Times, al que también le hacía la siguiente confesión: “Es la cosa más importante de mi vida. Si ella muriera, yo no sería capaz de volver a cantar”. Esperamos que eso no suceda y que pronto lo veamos retomando su música y su agenda.

fallece la esposa de tom jones

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado