Hace algo más de un año Fabiola Martínez y Bertín Osborne sorprendieron con la noticia de su separación. Después de casi 20 años juntos y dos hijos en común, la modelo y el presentador decidieron tomar rumbos separados. Desde entonces han sido varios los cambios que ha habido en sus vidas y los instantes por los que han pasado. Mudanzas, nuevos trabajos, momentos mejores y peores en su relación… Capítulos a los que ahora hay que sumar uno más, el de su divorcio. Tal y como ha contado Fabiola en exclusiva para la revista ‘¡Hola!’, Bertín y ella ya han llegado a un acuerdo y han firmado los papeles que hacen oficial su ruptura. La empresaria ha ido más allá y ha dado todos los detalles de este acuerdo sobre el que ha destacado la generosidad del presentador.

Artículo recomendado

Fabiola Martínez saca a la luz una reflexión de su hijo acerca de la ruptura de sus padres

Fabiola Martínez saca a la luz una reflexión de su hijo acerca de la ruptura de sus padres

Fabiola Martínez ha revelado algunos de los aspectos económicos que Bertín Osborne y ella han firmado en su divorcio. Uno de ellos es que será el presentador el que se encargue de los gastos de sus hijos Kike y Carlos. Mientras, ella ha decidido renunciar a la pensión y con su sueldo se encargará de sus propios gastos. "Bertín está siendo generoso con nuestros hijos. Él se ocupa de los gastos de los niños y yo de mí misma con el sueldo de mi trabajo”, ha comentado Fabiola con total naturalidad sobre este reparto que han hecho pensando en Kike y Carlos. Sobre la custodia de ellos también se ha pronunciado.

Fabiola Martínez
Gtres

Otro de los aspectos que Fabiola Martínez y Bertín Osborne han tenido que atar en el acuerdo de divorcio ha sido el de la custodia de los dos hijos que tienen en común. El exmatrimonio ha decidido que sea ella la que la tenga. Según la modelo, el presentador ha cedido a delegar en ella la custodia de Kike y Carlos porque “no queríamos que estuviesen cada semana en un lugar diferente”. Así que con esto, ahora sí que dan comienzo a una nueva etapa en la que la cordialidad y el cariño entre ellos sigue presente.