Si algo ha demostrado de sobra Kiko Jiménez es que no tiene pelos en la lengua. No teme tirar de la manta ni dar su opinión sobre nadie. Y es que, haber pertenecido a una de las sagas familiares más polémicas, los Mohedano, por su relación con Gloria Camila, da para almacenar una buena cantidad de secretos. Secretos que ahora comparte en exclusiva con Lecturas. Y uno de los más llamativos tiene que ver con Rocío Flores, la que fue su ‘sobrina política’.

Artículo relacionado

“¿Puede estar celosa Gloria Camila de su sobrina?”, Lecturas preguntaba y Kiko Jiménez, sin problema alguno, respondía: “Gloria antes era la líder y la cabecilla, ahora la protagonista es Rocío Flores y todos los micrófonos van para ella”, nos desvelaba. El ascenso de la hija de Carrasco ha sido meteórico, pese a que ella, al principio, insistía en que no quería saber nada de la fama. Hasta que la fama quiso saber de ella. Y lo quiso saber absolutamente todo. Y ella acabó sucumbiendo a las mieles que los focos podían ofrecerle. Actual colaboradora de ‘El programa de Ana Rosa’, influencer de éxito… muchos aún se frotan los ojos cuando la ven, ¿qué fue de aquella chiquilla tímida a la que le provocaban alergia las cámaras?, ahora domina los platós, se enfrenta al que haga falta y su timidez se ha esfumado. El primer sorprendido no deja de ser Kiko, con quien tantos ratos pasó.

Artículo relacionado

“Rocío era una niña cuando venía con nosotros”; nos cuenta Kiko Jiménez en su entrevista junto a Sofía Suescun. Flores solía pasar pequeñas temporadas y escapadas en Madrid, donde se quedaba en casa de sus tíos, Gloria y Kiko. “Casi la apadrinamos. No disponía de ningún nivel adquisitivo”, añade el colaborador, quien lleva años dedicado a la tele.

“Ahora Rocío Flores ya no depende de Gloria para salir y entrar. Al final, eso también te distancia”, nos confirma Kiko Jiménez, apoyando la versión que, desde hace meses, se viene dando: la relación entre tía y sobrina ya no es la que era.