Eva González, sin los dos Cayetanos de su vida, asistió a la boda de unos buenos amigos celebrada en la Hacienda Mejina, en Espartinas (Sevilla). Hace apenas un mes que dio al luz a su primer hijo, pero es sorprendente la rapidez con la que la presentadora ha recuperado su silueta tras el parto. "Está siendo maravilloso", dijo Eva a una reportera y reconoció que el peque por las noches se porta más o menos. "Algunas bien y otras no tanto", y, sobre todo, recalcó que Cayetano Rivera es un gran padre. "No es que me ayude, es que compartimos la paternidad del niño". Como debe ser.

La pasada Semana Santa, Eva y Cayetano ya llevaron al pequeño a ver algunos pasos. Tanto Eva como Cayetano son incondicionales de la Semana Santa sevillana así que no es de extrañar que quieran que su hijo siga esta tradición.

Artículo relacionado

Otras famosas acudieron a la boda, como María José Suárez, que estuvo acompañada de su pareja, Jordi Nieto, padre del pequeño Elías. Allí estuvieron también otras exmisses como Raquel Rodríguez y Elisabeth Reyes, vestidas por cierto por su amiga María José Suárez. Elena Tablada, que pronto se casará también con su novio, Javier Ungría, fue otra de las invitadas, como la cantante Pastora Soler, acompañada de su marido, Francis Viñolo.

Pastora fue, precisamente, quien cumplió con una de las antiguas tradiciones que en algunos lugares todavía se practica: fue la cantante quien le cortó las uñas por primera vez al bebé de Eva González sentada detrás de una puerta. Se ve que eso sirve para que el bebé sea un futuro artista. Con los años lo sabremos.