Las pasadas Navidades no fueron precisamente las mejores de Cayetana Rivera. La joven se disponía a pasar los primeros días de las fiestas con su madre, Eugenia Martínez de Irujo, cuando empezó a sentirse mal. Con un dolor en el abdomen y viendo que no se le pasaba, Cayetana era trasladada hasta el Hospital de San Rafael para que la realizaran pruebas. Todo fue evolucionando bien y la joven y su familia pudieron respirar tranquilos.

Artículo relacionado

El padre de Cayetana, Fran Rivera, contó a principios de enero en exclusiva a Europa Press que todo había quedado en un susto y que su hija estaba muy bien. “No fue grave. Hubo un diagnóstico, hubo varias pruebas y nada, todo tranquilo”, dijo el diestro al mismo medio.

Según explicó Fran en exclusiva a Europa Press, le habían hecho varios chequeos a Cayetana para asegurarse de que todo estaba bien. Después de sus tres días de ingreso en el hospital, la joven había podido volver a casa para pasar las fiestas navideñas con su familia y sin tratamiento alguno.

Más de un mes después de aquel susto, parece que Cayetana Rivera continúa haciéndose revisiones médicas para controlar su salud. La joven acudía este martes a la Clínica Ruber de Madrid acompañada de su madre, Eugenia Martínez de Irujo.

Aunque en 2018 Tana llegó a instalarse en Sevilla con Fran Rivera, finalmente decidió hacer de nuevo las maletas y regresar a la capital. No hubo malos rollos. Según explicó su padre, la joven no había acabado de encontrarse a gusto viviendo en la ciudad andaluza y por eso cambió de planes.