Madre no hay más que una. Eso es algo que todos tenemos claro y algunos de nuestros famosos están tan orgullosos de ellas que se las llevan a todas partes. No solo de compras, a premieres, de vacaciones... hay quien literalmente no sabe vivir sin su mamá.

El ejemplo más claro de este amor hacia una madre es Bruce Springsteen. El 'Boss' ha sorprendido en varias ocasiones a sus fans subiendo a su ya nonagenaria madre al escenario y bailando con ella. La señora Springsteen es la mejor fan de su hijo y va con él siempre que puede. A pesar de los años es toda una 'mamá rockera'.

Artículo relacionado

Algunas celebrities simplemente prefieren la compañía de sus madres para las grandes ocasiones. Un ejemplo claro lo tenemos en Leonardo DiCaprio. El actor no ha encontrado el amor y siempre que tiene un acto importante se lleva a su madre. Sin embargo, no es el único. Bradley Cooper también está muy 'enmadrado' e incluso se ha llegado a decir que ha tenido problemas con Irina Shayk porque la rusa no se llevaba bien con su suegra.

También ellas disfrutan de la compañía de sus madres. Miley Cyrus, Beyoncé o Rihanna son algunas de las artistas que han posado orgullosas en las alfombras de todo el mundo del brazo de las mujeres que les dieron la vida.

Y si miramos en la esfera patria tenemos muchos ejemplos de celebs que están especialmente apegados a sus progenitoras. Miguel Ángel Silvestre es uno de los casos más representativos. El de Castellón casi no va sin su madre a ningún lado y Mario Casas también está especialmente unido a su mamá. Un tema un poco peliagudo para las posibles novias ya que en estos casos casi tienen que conquistar antes a la madre que al propio chico. Una tarea que puede llegar a volverse muy dura.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado