Las últimas dos operaciones estéticas a las que se ha sometido Rocío Flores ha puesto sobre la mesa la preocupante cuestión sobre una obsesionado con su apariencia física. Con solo 25 años, la hija de Rocío Carrasco lleva tras de si una amplia lista de retoques que le han ayudado a transformar por completo no solo su figura sino también su rostro.

Artículo recomendado

El truco de Rocío Flores para afinar (aún más) su cintura con dos básicos infalibles

El truco de Rocío Flores para afinar (aún más) su cintura con dos básicos infalibles

Que Rocío Flores es una mujer bella no tiene debate. Sin embargo, la colaboradora de televisión no se sentía conforme con algunas partes de su cuerpo. La primera: el pecho. Hace poco más de un mes, se sometía a una mastopexia con prótesis que tenía como objetivo reubicar el pecho en su sitio. No contenta con esto, hace dos semanas volvía al quirófano para realizarse una lipoescultura: "Quería quitarme la grasa que me quedaba. Entré en quirófano pesando 57 kilos", contaba en su última aparición pública en 'El Programa de AR'.

rocío flores
Instagram @sesamobymarta

Al ser preguntada por esa aparente adicción a los retoques estéticos Rocío negaba la mayor: "Quería cambiar cosas de mi cuerpo y me he puesto en buenas manos. No soy adicta a la cirugía, simplemente me he arreglado el pecho y he decidido quitarme lo que no me gustaba", manifestaba a la vez que hacía público que esta sería su última operación. "No tengo nada más que hacerme, me encuentro súper bien conmigo misma", concluía.

Artículo recomendado

El importante papel que ha jugado Rocío Flores en la ruptura entre Antonio David y Marta Riesco

El importante papel que ha jugado Rocío Flores en la ruptura entre Antonio David y Marta Riesco

Pero si echamos la vista atrás, recordamos como Rocío también ha caído en las redes del ácido hialurónico y el botox. En noviembre de 2011 se quitó un bulto en la nariz, se hizo un relleno de labios y, además, se inyectó botox en la frente para mantener a raya las líneas de expresión. A todo esto habría que añadir tratamientos de belleza focalizados en el cuerpo para eliminar la incómoda y antiestética celulitis. "Siempre que te pongas en buenas manos y sea una decisión que tomes para sentirte mejor contigo misma... yo lo apoyo", exponía orgullosa de todas las decisiones que ha tomado.