Ha pasado una semana desde que Edurne y David de Gea se convirtieran en papás de una preciosa niña para la que habían elegido un nombre muy original: Yanay, cuyo significado es muy especial, "mi amada". Habituándose poco a poco a la llegada de la recién nacida, la pareja, que reside en Manchester (Reino Unido) ha decidido quedarse en Madrid algunos días más.

Este miércoles, acompañada por sus padres que están siendo un apoyo incondicional en estos momentos, Edurne regresaba al centro médico con la pequeña para una revisión rutinaria. Con Yanay en brazos cubierta por una toquilla de color blanco, la artista no podía ocultar la felicidad que está atravesando al cumplir el sueño de ser mamá. Para la ocasión, la cantante, de 35 años, se ha decantado por un look muy cómodo en color negro compuesto por una amplia blusa y práctico pantalón a juego.

Artículo relacionado

Aunque ha preferido quedarse para ella algunos de los detalles más íntimos del nacimiento de la pequeña, la artista ha agradecido el cariño recibido en los últimos días y ha hablado de cómo están siendo sus primeros días como mamá: "Es buenísima", declaraba sin poder borrar la sonrisa de su rostro y es que la llegada de Yanay ha sido la guinda a su historia de amor con David de Gea. No te pierdas todas las declaraciones de Edurne ¡dale al PLAY!

Parece que la llegada de Yanay ha unido más si cabe a la pareja. Era la propia Edurne quien le dedicaba un emotivo mensaje tras el nacimiento de su primera hija: "Gracias amor por quererme tanto, cuidarme tanto y por ser el mejor padre del mundo", escribía.