José Ortega Cano se encuentra en el punto de mira desde que Rocío Carrasco decidiera romper su silencio con un brutal documental. La hija de Rocío Jurado ha cargado, sin piedad, contra el que fuera marido de su madre: "A José siempre le tuve muchísimo cariño, ahora lo sentimientos son diferentes", confesaba la presentadora hace pocas semanas en Rocío: contar la verdad para seguir viva mientras ponía en duda la felicidad de la más grande al lado de Ortega Cano... Pero, ahora el diestro ha querido dejar las polémicas de lado para centrarse en lo verdaderamente importante: su salud.

El actual marido de Ana María Aldón, nada más comenzar el 2021, se enfrentó cara a cara contra el coronavirus: "He tenido bastantes molestias. Tos, dificultad para poder echar las flemas. He dormido regular pero lo he llevado", aseguraba en pleno directo de Viva la vida. Actualmente todos los focos se han vuelto a centrar en él ya que no le ha quedado más remedio que rechazar la primera dosis de la vacuna. Y ojito porque tiene un motivo para haber tomado esa decisión de vital importancia según ha informado Look en exclusiva.

Artículo relacionado

La razón de esta inesperada negativa es que Ortega Cano se toma Sintrom, una medicación específica que ayuda a la coagulación de la sangre y evitar, así, trombos. El problema radica en que se desconoce si el medicamento pierde eficacia a la hora de inocular la vacuna.

Por el momento, no hay estudios concluyentes y los especialistas quieren tomar las precauciones oportunas. En cuanto a Ortega Cano le ajusten las dosis de Sintrom, no hay dudas de que podrá vacunarse contra el virus que ha asolado medio mundo.

Artículo relacionado

El cuñado de Amador Mohedano se ha refugiado en estos momentos de incertidumbre en su familia. Su mujer y sus hijos se han convertido en el apoyo más fuerte de su vida y aún le quedan fuerzas para hacer frente a los últimos episodios de la docuserie de Rocío Carrasco, una entregas que no van a dejar indiferente a nadie.