El artista, David Bisbal, ha aprovechado un parón en su apretada agenda de conciertos para cumplir uno de sus sueños antes de dar por finalizado el 2019: visitar la ciudad perdida de Petra en compañía de dos de las personas más importantes de su vida, su mujer y su hijo Matteo, de ocho meses.

"Qué ganas tenia de conocer la ciudad perdida de Petra, en Jordania. Los lugares mágicos siempre se disfrutan más con las personas especiales", escribía junto a una imagen de lo más casual junto a Rosanna y el pequeño Matteo, que iba colgado de su bella mamá. Los tres, como tres turistas más, han disfrutado de unos días en familia alejados de España aunque a juzgar por la parte final de su mensaje, el artista echaba en falta a alguien...

Artículo relacionado

Rosanna Zanetti

Y es que David está deseando que llegue el día 31 por una razón: "para recibir el año nuevo y también para disfrutar de toda la familia unida al completo!", decía a través de Instagram. Hay que recordar que su hija Ella pasó la Nochebuena junto a Elena Tablada, por lo que dará la bienvenida al nuevo año junto a su popular papá y el resto de la familia del artista.

"Navidades con los chicos de mi vida", escribía la venezolana junto a la misma imagen. Prueba de su felicidad y de que este 2019 que se va le ha regalado lo más bonito de su vida: su hijo.

Esta Navidad es más especial si cabe para Bisbal y Rosanna, ya que se trata de las primeras fiestas que pasan como papás del pequeño Matteo y en las que el artista podrá tener juntos a sus dos hijos, por los que siente un amor incondicional.

Además, el matrimonio asegura que no descarta ampliar la familia pronto, aunque no será algo fácil por la cantidad de compromisos profesionales que tiene el artista: "Claro que sí. Uno siempre debe estar abierto. Aunque te voy a decir que va a ser difícil", explicaba hace unas semanas.