El dato de Coachella que podría hacer a Dulceida replantearse volver de nuevo

Una de las famosas más críticas con el evento musical ha sido Cara Delevingne que ha desvelado una realidad hasta ahora oculta

1 /5
1 / 5
2 / 5
3 / 5
4 / 5
5 / 5

Dulceida no solo está casada con una mujer, Alba Paul, sino que es una de las influencers más activas en la lucha LGTIQ. Su lema ‘mucho amor’ no hace distinciones entre sexos, orientaciones ni géneros. No se cansa de luchar contra la homofobia, la misma de la que ha hecho gala el fundador del festival de música que acaba de visitar, el Coachella.

Cara Delevigne se ha mostrado de lo más crítica con Philip Anschutz a través de las redes sociales, contando a todo el mundo quién es, de verdad, el multimullonario que se esconde tras los conciertos, las fiestas en el desierto y la peregrinación hipster. Tal y como desgrana la modelo, que no quiere tener ninguna vinculación con el evento, su propietario se muestra contrario a la igualdad y ha financiado organizaciones que suelen boicotear actos pro derechos LGTBQ.

Además, Anschutz cree en el derecho de llevar armas y dona dinero a asociaciones que lo defienden, por no decir que no cree que exista el cambio climático y rechaza de pleno el aborto.

Esta era la tercera vez que Dulceida visitaba el festival. Suele acudir a él como embajadora de alguna marca, en este caso de cosmética, y promociona los productos con sus looks ante la famosa noria del evento, entre palmeras y en las fiestas que rodean al Coachella. Este año, su mujer le he acompañado. Las dos han sufrido comentarios homofóbicos desde que hicieron pública sus relación y han procurado servir de inspiración para chicas y chicos que las tienen de referentes.

Tras la polémica suscitada a raíz de su viaje a África, puede que se esté formando una nueva tormenta en torno a ellas. Ahora que Cara ha desvelado el lado más oculto del festival, que pocos conocían, se despliega una desagradabilísima verdad ante Dulceida y Alba. ¿Qué harán el próximo año?