Santina D’Alessandro y la familia Biondo están viviendo una de las experiencias más duras de sus vidas. Este lunes 5 de noviembre se ha procedido a la tercera autopsia del cámara italiano y exmarido de Raquel Sánchez Silva, Mario Biondo, cuya muerte en extrañas circunstancias el 30 de mayo de 2013 sigue siendo un misterio. Con la intención de esclarecer los hechos y demostrar que se trató de un homicidio, la familia de Mario vuelve a enfrentarse a viejos fantasmas en el Instituto Anatómico del Policlínico de Palermo, donde se está realizando el examen de sus restos.

Artículo relacionado

Descartadas las causas de suicidio y accidente tras las pruebas presentadas por los representantes de la familia Biondo, la Fiscalía de Palermo ha visto indicios para reabrir la investigación y estudiar la vía del asesinato que defienden los padres del malogrado cámara.

Esta mañana, los restos del fallecido eran exhumados y llevados del cementerio de Santa Orsola al Instituto Anatómico del Policlínico de Palermo. Una situación emocionalmente intensa y dura para Santina y el resto de familiares, tal como ha explicado un testimonio a El Español: "No están tranquilos. Imagínate volver a ver el cuerpo de su hijo y todo lo que conlleva".

Algunas de pruebas que se le esperan realizar al cuerpo embalsamado son rayos X y un TAC. Habrá dos equipos de peritos realizando la autopsia: los nombrados por la fiscalía y los contratados por la familia Biondo. El grupo de expertos está formado por médicos forenses, toxicólogos y una antropóloga, y podrán agotar hasta 60 días para entregar los resultados de esta tercera y (esperan) última necropsia que determine finalmente la causa de la muerte de Mario Biondo.