Tras tratar temas como la maternidad, el sexo o el futuro, el último programa de investigación de Samanta Villar ha girado en torno a la belleza. Para ello, de nuevo se ha rodeado de famosos para tratar este tema, y en esa comida de amigos no ha faltado una de las mejores estilistas del país, Cristina Rodríguez, quien se animó a compartir cuál es su mayo complejo con su físico.

Artículo relacionado

“Gente que es bellísima tiene muchos complejos. Los complejos no están en el cuerpo, están en la cabeza de cada uno”, intervenía Rodríguez. Entonces, la periodista quiso saber aquello que no les gustaba de sus físicos. “Odio mi nariz”, respondía la de Benidorm casi sin pensarlo. Para la de ‘Cámbiame’, su nariz resulta asimétrica, y eso, reconoce, no le gusta. “Tengo dos perfiles muy diferentes”, contaba. “Como todos”, le decía Santiago Segura, para rematar “tu nariz debo decir que no es fea… es rara”.

Curiosamente, lo que detesta Cristina de su rostro es lo que la hace más especial de su físico. Suele ocurrir, no creáis. Aquello que odiamos de nosotros, suele dotarnos de un rasgo distintivo, característico que el resto adora. Sin ir más lejos, a nosotros esa nariz asimétrica nos resulta, además de única, tremendamente elegante.

Además de esto, confesó que le da “pánico tomar decisiones para toda la vida”. Algo que ella enlazó con la maternidad, “quizás por eso no tengo hijos” aunque el tema sobre la mesa era otro bien distinto: los tatuajes. Rodríguez, que mostró las fotos de su primera boda en la que casi era una post-adolescente, atraviesa una época muy dulce al lado de su pareja, con la que no ha pasado por el altar pero le encantaría hacerlo. Juntos no han querido tener hijos, aunque él, que es totalmente anónimo, sí es padre; “yo no soy madre, pero soy una madrastra muy buena”, ha desvelado recientemente en ‘Cámbiame’ tras transformar a una joven que dedicaba más tiempo a cuidar a sus mascotas que a ella misma.