Hoy 20 de noviembre se cumplen cinco años del último adiós de Cayetana de Alba. La duquesa, que se convirtió en la mujer con más títulos nobiliarios del mundo, dejó un recuerdo tan especial como inolvidable, no solo en sus hijos, sino también en todas las personas que estuvieron a su lado en algún momento de su vida.

Artículo relacionado

Así fue el caso de Francisco Rivera, quien ha revelado en el programa Espejo Públicosu cariño por su exsuegra. Al margen de los líos y controversias de la familia de Alba, el torero no ha escatimado en halagos y muestras de afecto hacia la icónica duquesa. "Yo adoraba a Cayetana", aseguraba Rivera.

A pesar de que su relación comenzó a deteriorarse cuando Francisco presentó una demanda por la custodia de Tana, su hija en común con Eugenia Martínez de Irujo, jamás cortaron el contacto al cien por cien. "Le dolió este tema pero bueno", explicaba asegurando que simplemente quería compartir más tiempo con su hija: "Yo en ningún momento dije nada malo de Eugenia. En la demanda no había nada en contra de su hija solo que yo tenía el mismo derecho".

La relación suegra-yerno siempre se vio positiva de cara a los medios de comunicación, y es que Cayetana y Francisco tenían muchas cosas en común, además de compartir aficiones y gustos. Entre ellos, Eugenia se sumaba como la hija favorita de la duquesa, un roll por el que su hermano ha protestado mucho. A esto se le suma la publicación de las memorias de Cayetano Martínez de Irujo, que no fue plato de buen gusto para sus hermanos mayores y que, sin duda, empeoró aún más la relación entre ellos.