El martes 3 de mayo Chabelita colgaba un mensaje en las redes sociales en el que anunciaba su ruptura con Alejandro Albalá, quien ha sido su pareja los últimos (casi) dos años. Pero días antes, por las calles de Marbella, más concretamente en Puerto Banús, la joven pasaba un rato de diversión al lado de una persona muy importante para ella: Christopher Mateo.

Artículo relacionado

Con el joven del tupé y los ojos claros la hija de Isabel Pantoja compartió muy buenos momentos en las playas de Honduras. Casi 3 meses que pasaron entre confidencias, gestos de cariño y complicidades varias. Los dos eran los miembros más jóvenes de su grupo, así que parecía cantado que estaban condenados a entenderse. Tras la partida de la mejor amiga de Chabelita, Suhaila, la madre de Albertito buscó refugio en Mateo. Pasaron horas hablando de sus cosas de post-adolescentes y contemplaron cómo se sucedían los días entre sesiones de pesca y picores provocados por los mosquitos.

Ya en la ‘civilización’, los dos jóvenes de vidas acomodadas siguieron cultivando esa amistad, que llegó a escamar a la pareja de ella. Ahora ya, libres de ataduras amorosas, podrían llevar lo suyo a un nivel más allá. ¿Le gustaría a Pantoja tener un yerno como Christopher? ¿Qué tal llevaría tenerlo sentado a la mesa los domingos el día de la paella? ¿Sería de los que arriman el hombro fregando los platos o solo se atusaría el flequillazo XL? Demasiados interrogantes.

Lo que es cierto es que días antes de anunciar la ruptura de manera oficial, y con Dulce recién llegada a ‘Supervivientes’, ella y el Mateo menor quedaron para tomarse algo con unos amigos, y de paso fumar en cachimba como si estuvieran por las angostas calles de la medina de Marraketch, tan solo que en Puerto Banús y cambiando las babuchas por exclusivos zapatillas.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado