No es habitual que las casas reales emitan comunicados para desmentir noticias que salgan en la prensa o comentarios que circulen por redes sociales, sin embargo, en esta ocasión –y por dos veces– la casa real de Suecia se ha visto obligada a salir al paso de los continuos rumores de crisis matrimonial por los que atravesaría la princesa heredera Victoria y su marido, Daniel Westling.

Artículo recomendado

Victoria de Suecia reivindica ante Letizia su papel como de "embajadora" de H&M

Victoria de Suecia reivindica ante Letizia su papel como de "embajadora" de H&M

Primero fue un comunicado emitido desde palacio desmintiendo esa crisis. La propia jefa de comunicación de la casa real sueca, Margaretha Thorgren, quiso zanjar de una vez por todas las especulaciones con unas contundentes declaraciones. “Podemos negar claramente la información de que la pareja heredera se está divorciando. No hay divorcio”, pero ahora han sido los propios interesados –lo cual es todavía más inusual– quienes han decidido poner fin a los rumores.

"Ha llegado a nuestro conocimiento que hay un extenso rumor negativo difundido con respecto a nuestra relación privada. Se están difundiendo acusaciones sobre traición en la relación y un divorcio inminente", comienza diciendo el comunicado. Los príncipes aseguran que se han visto obligados a desmentir ese rumor para proteger a su familia. Victoria y Daniel, que llevan 12 años casados, son padres de dos hijos, Estelle y Oscar.

"En casos normales, no comentamos sobre rumores y especulaciones. Pero para proteger a nuestra familia, queremos dejar claro, de una vez por todas, que los rumores que ahora se están difundiendo son completamente infundados", concluye el escrito que está firmado por Victoria y Daniel.

Un portal sueco fue quien se encargó de difundir esos rumores de crisis. Según el citado medio, habría sucedido un hecho muy desagradable protagonizado por Westling poco antes de Navidad. La princesa Victoria, tras ese suceso, habría tomado la determinación de divorciarse, según la publicación, algo que los príncipes han desmentido rotundamente.