Sarah Ferguson están en boca de todos. Desde que estrenó su primera novela, Her heart for a compass, la exposición pública de la exmujer del príncipe Andrés no ha parado de aumentar debido a las diferentes entrevistas que ha ido concediendo. En ellas, la madre de la princesa Beatriz y Eugenia se ha sincerado sobre algunos aspectos desconocidos de su vida y su entorno, como por qué vive con su ex a pesar de llevar años oficialmente divorciados, e incluso ha hablado sobre la nueva temporada de The Crown.

Artículo relacionado

En mitad del rodaje de la última temporada de la serie, que ha puesto patas arriba a la casa real británica, la duquesa de York no ha tenido reparos en confesar quién le gustaría que la interpretara en la pequeña pantalla. Y lo tiene muy claro. Sarah Ferguson creen que la persona ideal para darle vida en la pequeña pantalla es Julianne Moore, después de que Eleanor Tomlinson se encargara de interpretarla de joven.

Andrés y Sarah Ferguson

Eso sí, por el momento no está claro si los productores de la serie le harán caso. Todo a pesar de que Sarah Ferguson estaba dispuesta a trabajar para la ficción. La exmujer del príncipe Andrés quiso que los guionistas de la serie la contratases como asesora de las últimas temporadas. No obstante, desde The Crown declinaron su oferta, a pesar de los amplios conocimientos que Fergie, como la llaman en la intimidad, tiene de todo lo que pasó durante esos años dentro de la casa real británica.

Al lado del príncipe Andrés

En los últimos días, además, Sarah Ferguson se ha convertido en el máximo apoyo del príncipe Andrés tras la demanda de abuso sexual. Juntos se han desplazado este miércoles 11 de junio hasta el castillo de Balmoral, en donde la expareja podrá pasar por primera vez en años las vacaciones al completo junto a la reina Isabel II. Es más, el hecho de estar a su lado incondicionalmente a pesar de los escándalos ha hecho que Fergie vuelva a ser un miembro aceptado entre los Windsor, con quien vivió un gran distanciamiento tras su separación del duque de York en 1996.