No es ningún secreto que la reina Sofía es una mujer muy familiar, un valor que le inculcaron sus padres y que ella intentó traspasar también a sus tres hijos. Tal día como hoy hace 120 años, Pablo de Grecia, padre de doña Sofía, nacía en el palacio de Tatoi como segundo hijo de los príncipes herederos Constantino y Sofía. Sin duda, un día muy señalado para la madre de Felipe VI y sus dos hermanos.

Apasionado de la música, filósofo y amado por todos los que le conocían, un cáncer de estómago muy prematuro y que le fue diagnosticado en 1964 se lo llevó en solo unos meses con 63 años, un auténtico mazazo para toda la familia y en especial para doña Sofía con quien tenía una conexión especial. Esta pérdida cambió la vida de la reina emérita no solo en terreno afectivo sino también en el físico ya que tras su muerte prometió no volver a comer carne nunca más.

Artículo recomendado

La princesa Leonor 'empuja' a la reina Sofía a tener que cambiar su rutina

La princesa Leonor 'empuja' a la reina Sofía a tener que cambiar su rutina

Siempre que tiene la oportunidad, la reina Sofía recuerda a su progenitor como un hombre "templado, mesurado, sereno", muy al contrario que su madre, la reina Federica, que era mucho más activa. "Sin dudarlo, mi padre era el soporte familiar", confesaba hace algunos meses.

De ahí, que este 14 de diciembre, el día en que hubiera cumplido 120 años, Pablo de Grecia esté más presente que nunca entre los suyos. Desconocemos dónde pasará la reina emérita este día pero todo parece indicar que se encuentra en el Palacio de la Zarzuela aunque bien es conocido por todos que a la monarca no le acobarda la idea de estar de allí para acá.

De cara a las fechas navideñas y aprovechando el regreso de la princesa Leonor, doña Sofía disfrutará de la clásica cena de Nochebuena con su hijo, su nuera y sus nietas y se espera que el Año Nuevo lo celebre junto a sus dos hijas aunque es un auténtico misterio.