La Casa Real Británica ha empezado el año de manera algo accidentada. Tras la operación abdominal a la que tuvo que someterse Kate Middleton (42 años) nos enteramos de que el rey Carlos III (75 años) había sido diagnosticado de cáncer, aunque desconocemos qué tipo de cáncer. Para todo esto, una figura muy importante dentro de la casa es el jefe del equipo médico real, Michael Dixon, alguien de total confianza para los royals pero al que le acompañan ciertas polémicas.

El polémico médico de la Casa Real Británica

Dixon lleva más de dos décadas como asesor del monarca, teniendo también una gran relación con la princesa de Gales. Su puesto consiste en ser el jefe de medicina de la Casa Real, un puesto que creó la reina Isabel II en 1973 y que viene cargado de responsabilidad, ya que se encarga de la salud del monarca y de sus familiares, así como de atender nacimientos y defunciones. Para esto, Dixon no esta solo, contando con un equipo de médicos dentro del palacio de Buckingham. 

Este cuenta con un gran recorrido a sus espaldas en el que ha ejercido en el Servicio Nacional de Salud durante más de cincuenta años, pero es un médico que también viene con mucha polémica a su alrededor, por lo que su fichaje por la Casa Real fue bastante comentado y controvertido. Dixon es un firme defensor de la homeopatía, un sistema de medicinas alternativas, llegando a afirmar en alguna ocasión que la “curación por la fe cristiana” ayuda a los enfermos crónicos, declaraciones que preocupan a la población británica, que dudan sobre cómo va a intentar llevar este señor el tratamiento del cáncer del rey. De hecho, muchos científicos calificaron estas creencias como “preocupantes e inapropiadas”. Pero claro, es por todos conocido que el propio Carlos III es también partidario de la homeopatía y otros métodos de curación alternativos, llegando a ser nombrado Patrón de la Facultad de Homeopatía de Londres en 2019, por lo que las dudas sobre su tratamiento no dejan de aumentar. De hecho, el entonces príncipe de Gales declaró en 2006 ante la Organización Mundial de la Salud que los gobiernos deberían "abandonar su mentalidad convencional" sobre la medicación, siendo evidente sus profundas creencias sobre otros métodos de tratamientos. Y aquí no acaba la cosa, Dixon utiliza una planta llamada hierba de cabra en celo para tratar la impotencia en sus pacientes y la garra del diablo, un arbusto africano, para tratar distintos dolores.

Buckingham se pronuncia sobre este polémico médico

Ha sido tanta la preocupación entre los ciudadanos británicos por los métodos que usaría este médico para tratar al rey, que desde el palacio de Buckingham se han visto en la obligación de pronunciarse para intentar acallar los rumores y dejar claro que todo va a llevarse a cabo de la mejor manera posible. "El doctor Dixon no cree que la homeopatía pueda curar el cáncer. Pero sí adopta la postura de que pueden utilizarse terapias complementarias, siempre que sean seguras, apropiadas y estén basadas en pruebas". Con este comunicado, han querido dejar ver que, además de realizarse los tratamientos más comunes en este tipo de enfermedades, seguramente Carlos y Dixon quieran probar algún otro remedio más natural para complementar esas otras terapias.

Artículo recomendado

El rey Carlos III habla de forma personal del cáncer que le han diagnosticado en su último comunicado

Rey Carlos III

La primera salida pública de Carlos III tras su enfermedad

El rey Carlos III ha hecho su primera aparición pública este fin de semana desde que inició su tratamiento contra el cáncer. El monarca fue fotografiado junto a su esposa, la reina Camilla, asistiendo a un servicio religioso en la iglesia de Santa María Magdalena en Sandringham, Norfolk.

Carlos III y Camilla
Gtres

El monarca parecía optimista mientras sonreía y saludaba a los fotógrafos que esperaban afuera mientras la pareja estaba acompañada por el Reverendo Dr. Paul Williams.