Los mellizos Jacques y Gabriella se han convertido en los auténticos protagonistas de la agenda real del Principado de Mónaco en las últimas semanas. Ante la ausencia de Charlene, que se encuentra ingresada en un centro de Suiza, los pequeños de seis años han tenido que dar un paso adelante obligado, con una gran cantidad de actos.

Artículo recomendado

El apoyo incondicional de Charlene durante su ingreso a espaldas de Alberto de Mónaco

El apoyo incondicional de Charlene durante su ingreso a espaldas de Alberto de Mónaco

En tan solo tres semanas, Jacques y Gabriella han protagonizado tres actos diferentes. Solo unos días después de la celebración del Día Nacional de Mónaco, durante el cual mostraron carteles dedicados a su madre, los mellizos participaron en el centenario del club Soroptimist de Mónaco, en el que plantaron un árbol en recuerdo a su madre y dejaron la imagen más tierna de la jornada.

Jacques y Gabriella
Gtres

Tras este acto, el pasado fin de semana, acudieron acompañados de su padre a una exhibición organizada por la Federación de Gimnasia de Mónaco. Allí, los pequeños tuvieron la oportunidad de disfrutar de más de 20 gimnastas de diferentes disciplinas en un pequeño acto que se ha celebrado en lugar de la famosa Gala Princesa Grace, cancelada por la pandemia.

Por último, este mismo jueves, los pequeños volverán a salir del palacio para inaugurar en la plaza del Casino de Montecarlo el tradicional mercadillo de Navidad junto a su padre, Alberto de Mónaco, y su tía Carolina, quien también se ha volcado en ellos ante la ausencia de su madre.

Artículo recomendado

Alberto de Mónaco aclara los detalles sobre el próximo encuentro de la princesa Charlene con sus hijos

Alberto de Mónaco aclara los detalles sobre el próximo encuentro de la princesa Charlene con sus hijos

Los pequeños están haciendo así frente a una intensa agenda marcada por sus apariciones públicas , con las que consiguen salir del Palacio tras la decisión de sus padres de que comiencen a estudiar desde casa. Una gran cantidad de actos con la que, además, el príncipe Alberto está intentando que los mellizos noten lo menos posible la ausencia de la exnadadora en este duro bache de salud que la mantiene alejada de sus hijos.