Hace menos de un año que Magdalena de Suecia y su marido Chris O’Neill, acompañados por sus tres hijos, Leonore, Nicholas y Adrienne, hicieron sus maletas y dejaron Londres para poner rumbo a Miami. El motivo no fue otro que un salto profesional del financiero quien, en su día, renunció a su título real para continuar al frente de sus negocios.

Artículo relacionado

Allí la familia alquiló una gran mansión de 700 metros cuadrados en una urbanización privada de máxima seguridad, que cuenta, entre otras estancias, con siete dormitorios, siete baños, cancha de tenis, bodega y piscina. Ahora, según han publicado los medios suecos, esta espectacular casa podría haberse puesto a la venta, motivo por el cual Magdalena, Chris y sus hijos deberían verse obligados a buscar un nuevo hogar.

Una de las opciones que se barajan como destino temporal para la familia era la residencia de verano en West Palm Beach del reconocido financiero, sin embargo, esta casa fue recientemente vendida por Chris por el módico precio de 3,2 millones de euros.

A pesar de que se desconoce el nuevo destino de la princesa de Suecia y su prole, seguro que se adaptarán rápidamente al cambio y que, por supuesto, escogerán una casa a la altura de sus circunstancias. En los últimos años, Nueva York, Londres, Estocolmo y Florida han sido los enclaves de residencia de la familia.