¡Al pie del cañón! Ante la ausencia de Isabel II en los actos con motivo de su Jubileo de Platino, Kate Middleton se ha convertido en la gran protagonista. Tras dos días intensos, este sábado los duques de Cambridge se llevaban a sus hijos mayores hasta Gales. George y Charlotte han disfrutado junto a sus padres de los ensayos del concierto en el Castillo de Cardiff.

Artículo recomendado

Kate Middleton da la última hora sobre el estado de salud de Isabel II

Kate Middleton da la última hora sobre el estado de salud de Isabel II

Para esta nuevo acto público, Kate Middleton apostaba una vez más por el color. La duques de Cambridge dejaba atrás el amarillo y apostaba por un elegante y sofisticado vestido-abrigo en color rojo. Un diseño que ya estrenó hace poco más de un año y que ha recuperado este sábado para esta salida en familia.

Se trata de un abrigo con abotonadura frontal, cuello subido y bolsillos que pertenece a la firma Eponine London y que se ciñe a la perfección a su silueta. Kate, que ha mostrado a lo largo de toda la visita su faceta más cercana, completaba su look con unos sencillos stilettos de color azul marino.

Kate Middleton y Charlotte

Kate Middleton y Charlotte durante su visita al Castillo de Cardiff

Cordon Press

Después de dos días en los que los recogidos más sofisticados han sido su elección, hoy aparecía con una cómoda coleta con la que dejaba completamente al descubierto los pendientes de oro que colgaban de sus orejas.

Artículo recomendado

Kate Middleton, impresionante, con un vestido de estreno amarillo es su esperadísimo reencuentro con Meghan Markle

Kate Middleton, impresionante, con un vestido de estreno amarillo es su esperadísimo reencuentro con Meghan Markle

Kate Middleton ha estado muy pendiente de sus hijos en todo momento. En esta ocasión, el matrimonio ha preferido dejar al pequeño Louis en casa pero George y Charlotte se han dado un auténtico baño de masas. Aunque en un primer momento los niños se han mostrado muy tímidos, han sido sus padres quienes les han animado a interactuar con el público allí congregado.

Este acto coincide con el primer cumpleaños de Lilibet Diana. La hija de Meghan y Harry cumple su primer año y lo celebrarán con una fiesta íntima a la que probablemente faltarán los duques de Cambridge.