La infanta Sofía y Charlotte de Cambridge tienen varias cosas en común. Una es hermana de la princesa Leonor y la otra del príncipe George, dos herederos al trono que se llevan mucho protagonismo en cada una de sus apariciones. Pero pese a ser las segundas, las dos han conseguido acaparar muchas miradas, convertirse en iconos de estilo a pesar de su edad y son mucho más movidas que sus hermanos mayores. Ambas guardan un gran parecido con sus madres a la hora de vestir. Mientras que la infanta Sofía se ha convertido en la clara heredera de la reina Letizia, Charlotte es la única hija de Kate Middleton y a su madre le encanta vestirla y peinarla de la forma más ideal. Pero pese a estas similitudes, hay detalles que las diferencian y el último lo tenemos en las mochilas que llevan al colegio.

Artículo relacionado

No hay que perder de vista que mientras que la infanta Sofía tiene trece años, Charlotte solo tiene cinco. De ahí que todavía haya varias cuestiones que marquen su diferencia de edad. Entre los niños y adolescentes está de moda colgar llaveros en sus mochilas. Estos demuestran a la perfección cómo es la personalidad de quienes los llevan y cuáles son sus grandes aficiones.La semana pasada la hija pequeña de don Felipe y doña Letizia regresó al colegio y pudimos ver qué accesorios había elegido para su mochila. Una alpargata, un playmobil, figuras de 'Star Wars' y el símbolo de un túnel del viento ubicado en Madrid colgaban de la mochila de la hermana de la princesa Leonor.

Sofía y Charlotte

Por el contrario, la de Charlotte de Cambridge está decorada de forma más sencilla. De la mochila de la hija del príncipe Guillermo y Kate Middleton solo cuelga un unicornio de color rosa. Hace unos meses el duque de Cambridge confesó que su hija estaba obsesionada con los unicornios y esta es la clara demostración de que es así. Eso sí, esta decoración tan diferente también deja ver una similitud entre ellas. Si tenemos en cuenta el unicornio de Charlotte y los llaveros de ‘La Guerra de las Galaxias’ de Sofía, podemos intuir que a las dos les gusta la fantasía aunque en géneros muy diferentes.