La libertad ha llegado a su fin para Iñaki Urdangarin. Esta misma mañana, el marido de la infanta Cristina, vestido con camisa azul y chaleco, abandonaba el domicilio familiar de Vitoria donde ha estado estos días y ponía rumbo a la cárcel de Brieva en un coche conducido por la hermana de Felipe VI, que llevaba el gesto serio.

Este primer permiso penitenciario comenzó el pasado martes, 24 de diciembre, después de cumplir con sus obligaciones como voluntatio en el Hogar Don Orione situado en Pozuelo de Alarcón (Madrid). A última hora de la tarde, Urdangarin llegaba a Vitoria en compañía de su mujer y sus cuatro hijos justo a tiempo para pasar la Nochebuena en familia.

Artículo relacionado

Contra todo pronóstico, Urdangarin disfrutó de estos cuatro días de libertad al máximo y se dejó ver paseando de la mano de la infanta Cristina por el centro de la capital alavesa y rodeado de todos sus seres queridos mientras aprovechaban para ir a misa y disfrutar de una comida en un restaurante cercano.

¿Cuál será su futuro a partir de ahora? Hay que recordar que Iñaki fue condenado a 5 años y 10 meses de cárcel. Sin embargo, es posible que pueda disfrutar de más permisos de cara al nuevo año. Y es que según relata el reglamento penitenciario: 'se podrán conceder, como preparación para la vida en libertad, permisos de salida de hasta siete días de duración con un máximo de 36 días por año a los internos de segundo grado'. Además, seguirá yendo dos días por semana al centro don Orione donde forma parte de un conjunto de voluntarios.

Por su parte, es toda una incógnita si la infanta Cristina recibirá el nuevo año junto a sus padres en Zarzuela o en cambio pondrá rumbo a Suiza, donde se encuentra su domicilio oficial.