Tras meses de insistencia y de revocaciones de su semilibertad, Iñaki Urdangarin ha conseguido que Instituciones Penitenciarias flexibilice su régimen de prisión. La noticia llega después de que el marido de la infanta Cristina saliera de la prisión de Brieva en vísperas de Navidad y pusiera rumbo a Vitoria, donde ha podido visitar a su madre junto a sus hijos.

Próximamente, a Iñaki Urdangarin se le permitirá cumplir el resto de la condena en un Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares (Madrid). Tras ser trasladado desde Brieva, el marido de la infanta tendrá que volver cada día a dormir al nuevo centro que se le ha asignado, como también pasar los fines de semana.

Artículo recomendado

Pablo Urdangarin, un ‘royal’ que utiliza el transporte público

Pablo Urdangarin, un ‘royal’ que utiliza el transporte público

A propósito de las otras concesiones que disfrutará tras esta decisión, también tendrá un fin de semana al mes libre. Asimismo, podrá salir de lunes a viernes del centro para acudir a su trabajo de voluntariado en el Hogar Don Orione, situado en Pozuelo de Alarcón. De esta manera, pasa a ampliar su asistencia de tres a cinco días a la semana.

Si bien le siguen manteniendo el segundo grado, se ha aplicado el principio de flexibilidad que se establece en el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, según ha acordado la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias tras estudiar la propuesta presentada por la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva (Soria).

Artículo recomendado

La reina Sofía vive sus navidades más amargas, encerrada en Zarzuela

La reina Sofía vive sus navidades más amargas, encerrada en Zarzuela

La flexibilidad del régimen de prisión a Urdangarin tiene una 'letra pequeña'. Y es que, para acceder a él, se le ha propuesto someterse al programa de reinserción para condenados por delitos económicos. Iñaki Urdangarin lleva desde junio de 2018 cumpliendo una condena de 5 años y 10 meses tras ser encontrado culpable de corrupción en el caso Nóos.