Guillermo y Máxima de Holanda: la historia de amor que nació al son de sevillanas en una caseta de la Feria de Abril

Para Guillermo y Máxima de Holanda, la Feria de Abril no puede ser más especial. Este fue el lugar en el que se conocieron y al que regresaron años después junto a sus hijas

Helena Arriaza
Helena Arriaza

Redactora digital de Lecturas

Guillermo y Máxima de holanda
gtres

La Feria de Abril ha comenzado. Sevilla ya vive su semana grande después de que ayer por la noche se celebrara la noche del Pescaíto y tuviera lugar el alumbrado de la portada y el resto del Real. Toca ahora disfrutar, bailar, reencontrarse con amigos, vivir momentos inolvidables en familia… Y, por qué no, conocer al amor de tu vida. Porque esto es algo que ha pasado en alguna ocasión incluso entre miembros de la realeza. Fue allí donde en el año 1999, los reyes Guillermo (56 años) y Máxima de Holanda (52 años) comenzaron una historia que dura hasta hoy. Un instante en el que son unos de los royals europeos con mejor popularidad y en el que están felices junto a sus tres hijas. Una felicidad que comenzó en una caseta.

En abril de hace ahora 25 años, el por entonces príncipe Guillermo de Holanda y Máxima Zorreguieta, que trabajaba en una empresa dedicada a la banca, se vieron por primera vez entre farolillos, volantes y rebujitos. Concretamente, fue en la caseta del Club Aero de Sevilla donde surgió esa chispa que ya nunca se apagó. Según contó en su momento el presidente del club a la revista ‘Vanity Fair’, el príncipe Guillermo se sintió de lo más relajado y divertido en este evento al que acudió de la forma más discreta. Algo que permitió que intercambiara palabras de la forma más amigable con los allí presentes y que hizo que incluso se atreviera a bailar. Entre los que tuvieron oportunidad de verle en esta faceta y de hablar con él, estuvo Máxima.

Artículo recomendado

El regreso de Guillermo y Máxima de Holanda a la Feria de Abril con sus hijas

Poco después de su coincidencia en la Feria de Abril, comenzaron los rumores de un noviazgo entre ellos. Algo que a la Casa Real holandesa no le quedó más remedio que confirmar. Y tres años más tarde de verse en aquella caseta, donde se vieron fue en la iglesia en la que se dieron el sí quiero. Una boda que marcó el comienzo de una nueva etapa que siguió con el nacimiento de sus tres hijas, a las que hace unos años quisieron enseñarles la Feria de Abril. Lo hicieron en 2019, justo cuando se cumplían 20 años de su primer encuentro allí.

Guillermo y Máxima de Holanda
Gtres

Artículo recomendado

Guillermo y Máxima de Holanda regresaron a la Feria de Sevilla en la compañía más especial. Aunque intentaron ser discretos, resultó inevitable que se llevaran todas las miradas en su regreso al Real. Más si cabe teniendo en cuenta que tanto la Reina como sus hijas Amalia, Alexia y Ariane vistieron trajes de flamencas de lo más coloridos. Además, no dudaron en darse un paseo en coche de caballos para disfrutar de la fiesta sevillana por excelencia de la forma más típica. Con todo esto, si ya estaba clara la pasión de la argentina por este evento, lo dejó más patente que nunca.

Amalia de Holanda, tan apasionada de la Feria de Abril como sus padres

La que ha seguido con este gusto por la Feria de Abril ha sido Amalia de Holanda. La primogénita de los reyes Guillermo y Máxima también se dejó ver el año pasado por las casetas, esta vez sin su familia. Lo hizo vestido de flamenca, con un look en el que no faltaban detalles como el mantoncillo o la flor. Aunque también intentó ser discreta, fueron muchos los que se percataron de su presencia e incluso se fotografiaron con ella. La clara muestra de que sus padres han sabido transmitirle bien su pasión por este evento andaluz que marcó el mayor antes y después en sus vidas.

Loading...