La brecha que existe entre el príncipe Guillermo y el príncipe Harry es cada vez mayor. Los nietos de Isabel II llevan meses arrastrando problemas, tal y como demuestran actos como la salida de Harry y Meghan de la fundación que compartían Kate y Guillermo. Una mala relación que empeoró tras la decisión del duque de Sussex de llevar a cabo el ‘Megxit’. A su hermano mayor no le gustó nada el hecho de que dejara de formar parte de la familia real británica, y sintió una gran decepción tanto con Harry como con Meghan. En estos últimos meses apenas han hablado y ni siquiera se han visto. Pero pese a la tensión existente, hay algo que todavía mantiene cierta unión entre ellos. Se trata ni más ni menos que de su madre Lady Di.

Artículo relacionado

El próximo 31 de agosto se cumplen 23 años del fallecimiento de la que fuera nuera de la reina de Inglaterra. Como cada año por estas fechas, el duque de Sussex y el duque de Cambridge suelen tener algún recuerdo para su madre, y esta vez pese a lo delicada que es la situación entre ellos no ha sido menos. Los hermanos han emitido un comunicado en el que anuncian uno de los actos que llevan más tiempo esperando y en el que rendirán homenaje a su madre. Se trata de la instalación de la estatua dedicada a Lady Di.

Guillermo, Harry, Diana

La inauguración de este monumento estaba prevista para hace unos años, cuando se cumplió el vigésimo aniversario de su muerte. Pero el tiempo ha ido pasando y el momento se ha retrasado por diferentes cuestiones. Así que para que no se retrase más, Guillermo y Harry han puesto fecha a este instante tan esperado por ambos. Será el 1 de julio del próximo año cuando tenga lugar este acto en el Jardín Hundido del Palacio de Kensington. De esta forma la fecha coincidirá con el instante en el que Diana de Gales hubiera cumplido 60 años.