Los gestos del rey Felipe en su última aparición que ahora cobran todo el sentido

El rey Felipe VI ha tenido hoy actos y sus gestos han sido delatadores. Solo unos momentos después la Casa Real ha informado que la reina emérita doña Sofía está ingresada en un hospital de Madrid

Gema Amil
Gema Amil

Redactora Jefe digital de Lecturas

Rey Felipe
Gtres

La reina Sofía (85 años) está ingresada en la Clínica Ruber de Madrid a causa de una infección en el tracto urinario. La Casa Real ha informado del estado de salud de la reina emérita y ha asegurado que su recuperación es favorable y está mejorando de manera rápida. A pesar de ello, es motivo de preocupación que doña Sofía tenga que permanecer ingresada y en observación y en los gestos de su hijo, el rey Felipe, lo hemos visto esta mañana.

El rey Felipe VI ha cumplido con su agenda y ha presidido varias audiencias a cargos militares. El monarca ha saludado y ha mostrado una actitud distendida y amable en todo momento, como hace habitualmente, pero en algunos momentos su rostro se reflejaba la preocupación. En ese momento no se podía saber el motivo de estos gestos pero ahora cobran todo el sentido.Más serio de lo habitual y pensativo en algunos momentos, su salida casi ha coincidido en el tiempo con el anuncio de Casa Real del ingreso hospitalario de su madre.

Rey Felipe
Gtres

Artículo recomendado

Nada hacía pensar que doña Sofía tenía algún problema de salud en su agenda de los últimos días, que ha sido de lo más intensa. Así, la reina emérita acudió el pasado sábado a la boda del alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida y Teresa Urquijo, aunque eso sí no estuvo en la ceremonia y acudió directamente al banquete. El pasado lunes, doña Sofía estuvo en la misa en memoria de Fernando Gómez-Acebo y se ha conocido que no faltó en la comida que el rey Felipe ha compartido con sus primos (una cita a la que no acudió Letizia). Precisamente, sería tras esta comida u horas más tarde cuando la reina tuvo que ser trasladada al hospital, donde está ingresada desde ayer.

Aunque la reina emérita se recupera de manera "favorable y rápida", tal y como han informado, don Felipe y sus hermanas, la infanta Cristina y Elena, se muestran preocupados por la salud de su madre, como es lógico. Por el momento se desconoce si el monarca y sus hermanas visitarán a su progenitora en la Clínica Ruber o el alta de la reina se producirá en las próximas horas y podrá seguir recuperándose en casa. Su evolución es positiva y favorable y es probable que así sea.

Artículo recomendado

No obstante, el rey Felipe no tiene más actos hasta mañana, cuando viajará junto a su esposa, la reina Letizia, a las islas Canarias para continuar con su agenda, por lo que podría esta tarde visitar a su madre que está en estos momentos en observación. De las infantas Elena y Cristina no hay imágenes del día de hoy y tampoco de sus hijos, los nietos de doña Sofía, y se desconoce algunos de ellos si visitarán a la reina en el hospital o ya esperarán a su alta para verla en casa. Tampoco lo hará el rey Juan Carlos, que viajó a Ginebra tras acudir al funeral de su sobrino el pasado lunes.

La relación del rey Felipe con su madre es excelente, siempre lo ha sido. La reina Sofía se desvive por sus hijos y por sus nietos. En los últimos tiempos, el monarca ha estado preocupado por su madre, que si bien siempre mantiene una salud de hierro sí ha pasado varios baches emocionales. La pérdida de su hermano Constantino fue un mazazo para doña Sofía y, por supuesto, el estado de salud de su hermana Irene de Grecia, que sufre el mal del olvido. Sofía siempre ha estado muy unida a sus hermanos y esta situación le ha marcado estos últimos tiempos de manera inevitable. Sus tres hijos, y muy de cerca don Felipe, se han preocupado por el estado emocional de su progenitora.

Loading...