Una de las grandes intenciones de Harry y Meghan al tomar la decisión de retirarse de la familia real británica y de comenzar una nueva vida en Canadá era mantener una vida lo más privada posible alejados de los fotógrafos. Pero en cuanto llegaron a su nuevo hogar, se percataron de que esto iba a ser más complicado de lo que pensaban. Durante sus primeros días al otro lado del charco denunciaron que continuamente había paparazzi a su alrededor, tanto en la puerta de su casa como cuando salían a hacer alguna actividad. Desde ese momento pidieron respeto públicamente para evitar que los fotógrafos siguieran cada uno de sus pasos. Pero es algo que les está costando mucho.

Artículo relacionado

Entre las mayores preocupaciones de la pareja está la de su seguridad y la de su hijo Archie. De ahí que aunque ya no sean miembros de la corona británica cuenten con un amplio dispositivo de seguridad tanto en su nuevo hogar como cada vez que realizan alguna salida. Esto es algo que a partir del 1 de abril van a tener que financiarse ellos mismos, y están dispuestos a desembolsar la cantidad que sea necesaria con tal de no ser el principal objetivo de las cámaras. Pero ahora han encontrado una estrategia que está siendo efectiva y que de momento no les está costando dinero. Se trata de sus nuevos vecinos, que están poniendo todo de su parte para protegerles y que se sientan cómodos en su nuevo lugar de residencia.

Harry y Meghan

Estos vecinos están llevando a cabo una estrategia para que los fotógrafos no tengan acceso a los lugares que frecuenta la pareja. Por un lado han pedido que en el barrio se plante más vegetación. De esta forma será más complicado que los cámaras consigan ver a los duques de Sussex cuando salgan a pasear o a tomar algo. Por otra parte han solicitado que haya zonas como algunas cafeterías que estén decretadas como ‘libre de paparazzi’. Y para terminar han creado un grupo de Facebook en el que cada vez que alguien ve a un fotógrafo por la zona avisa al resto de vecinos de su posición para que todos estén prevenidos y Harry y Meghan sepan si hay cámaras por la zona. Con todo esto están intentando que los duques de Sussex se sientan acogidos y arropados en esta nueva etapa de sus vidas.