Ya son varias las semanas por las que el mundo entero atraviesa la crisis sanitaria mundial provocada por el coronavirus, y es inevitable que los ánimos decaigan en algunos momentos, tanto a nivel personal como a nivel social. Es por ello que los miembros de la Realeza europea no cesan en sus gestos de apoyo y ánimo para con sus ciudadanos.

Artículo relacionado

Este fin de semana podíamos ver tanto a Carlos Gustavo de Suecia como a la reina Isabel II emitir sus respectivos discursos a través de las televisiones de sus países para lanzar de nuevo unas palabras de aliento y esperanza. Lo hacían casi tres semanas después de que pronunciaran sus primeras palabras con respecto a la situación de crisis global. Hace unos días, era Guillermo de Holanda el que quería recalcar su primer mensaje protagonizando una nueva comunicación pública.

Familia Real de Bélgica
Belgian Royal Palace

A estos gestos "reales" se sumaba este domingo la Casa Real belga. Felipe de Bélgica, acompañado de su mujer la reina Matilde y de sus hijos, los príncipes Elisabeth, Gabriel, Emmanuel y Eleonore, lanzaba un original -y gigantesco- mensaje a través de sus redes sociales. En concreto, la familia ha escrito sus palabras de apoyo en los jardines del Palacio de Laeken, un mensaje claro y conciso: "Coraje. Juntos somos más fuertes".

A través de un vídeo realizado con un dron se puede ver a los seis royalssaludando a la cámara mientras la imagen se va alejando. En las palabras publicabas en redes sociales que acompañan la grabación, el rey Felipe y su familia no se olvidan de las víctimas y sus familiares, a quienes han querido dedicar este poderoso mensaje: "Fuerza y ​​coraje para todas las víctimas y sus vecinos. ¡Gracias a los muchos socorristas y voluntarios!".

Matilde de Bélgica

La Corona belga está demostrando, a través de diferentes iniciativas solidarias y una agenda de lo más activa, que son una de las Familias Reales europeas más implicadas en la ayuda y la implicación frente al coronavirus. Los monarcas y sus cuatro hijos han protagonizado desde visitas a diferentes centros de mayores a los que llevaban dulces y flores, hasta llamadas desde el despacho del rey, con el fin de hacer un seguimiento a todas las áreas afectadas por la crisis sanitaria.