Charlene de Mónaco rompe todos los protocolos y sorprende con las uñas 'prohibidas' en la realeza

Charlene de Mónaco es una mujer con mucha personalidad y lo ha vuelto a dejar claro a través de su manicura.

Rebe avatar
Rebeca Alonso

Redactora digital de Lecturas

Charlene de Mónaco
Gtres

Tras celebrar el 66 cumpleaños del príncipe Alberto con una gran reunión familiar, Charlene de Mónaco (46 años) viajaba junto a su marido a la Alsacia francesa en medio de las  celebraciones en conmemoración del 700 aniversario del matrimonio de Juana de Ferrette con Alberto II de Habsburgo. 

Durante el primer día, el matrimonio paseó por sus pintorescas calles donde conocieron la Iglesia de Saint-Jacques, y aprovecharon para inaugurar el 'Pasaje de los condes de Ferrette', ubicado detrás del coro de la iglesia de Saint-Leonard. Una vez más, Charlene se convirtió en la gran protagonista. La princesa ha superado su timidez y cada vez es más habitual verla disfrutar de este tipo de actos. De hecho, no dudó en interesarse por todo lo que acontecía a su alrededor siempre bajo la atenta mirada de su marido. 

Como toda royal que se precie, su estilismo es analizado con lupa. Aunque su agenda oficial no es la más activa, Charlene ocupa el primer puesto en cuanto a gasto en ropa y complementos. Para la ocasión, amplió su colección de abrigos con un maxi diseño de color blanco confeccionado en lana que presentaba un amplio escote en V y doble botonadura. 

Charlene de Mónaco
Instagram @palaisdumonaco

Artículo recomendado

Javier Ungría, entre lágrimas, lanza un mensaje a Elena Tablada en ‘Supervivientes 2024’ al conocer su último movimiento

Javier Ungría

De largo casi hasta el suelo, Charlene no se lo desabrochó en ningún momento lo que nos impidió ver qué llevaba debajo. A golpe de vista, la sudafricana recurrió a un jersey negro que tapó con una bufanda a juego. En los pies, unas sencillas botas de ante, también negro con tacón ancho, que creaban un contraste ideal bajo el blanco impoluto del abrigo. 

Charlene de Mónaco se salta la norma no-escrita de la realeza

Al margen del estilismo, si hay algo que ha llamado nuestra atención han sido sus manos, y más concretamente el color que elegía para sus uñas. Bien es sabido que durante años las férreas normas de las casas reales no permitían que sus miembros colorearan sus uñas, algo que a la vista está ya está obsoleto. Sin embargo, las royals se limitan mucho en este aspecto y rara vez las vemos con colores vibrantes o, como el caso de Charlene, de negro. Así, ha sorprendido con las uñas "prohibidas" en palacio por esa estética tétrica.

Charlene ha arriesgado con una manicura 'dark'. Lucía unas manos impecables con las uñas cortas con las esquinas ligeramente redondeadas para una mayor comodidad, pero que destacaban de una forma muy potente bajo su tez blanca. Aunque la sudafricana las ha llevado en su versión monocromática, las alternativas en 'nail-art' son infinitas. 

Artículo recomendado

El nuevo cara a cara de Charlène y Carolina de Mónaco, juntas pero no revueltas

Charlene y Carolina de Mónaco

Esta no es la primera vez que vemos a la princesa Charlene con sus uñas coloreadas, aunque si es la primera vez que usa el negro, al menos en un acto público. Anteriormente se ha decantado por tonalidades más clásicas y elegantes como el rojo o el burdeos. Pero lo que parece evidente es que la mujer del príncipe Alberto es una mujer de carácter y lo expresa a través de la moda y la belleza.

Charlene y Alberto de Mónaco
Instagram @palaisdumonaco

De Máxima de Holanda a Carolina de Mónaco o Mary de Dinamarca: El color de uñas favorito entre las royals 

Charlene no es la única royal que ha caído rendida a las manicuras de colores. De hecho, hace solo unas semanas era Mary Donaldson quien nos dejaba con la boca abierta al recurrir a un diseño 'navy blue' de lo más potente.

Máxima de Holanda y Carolina de Mónaco son más clásicas, ambas coinciden en el color burdeos. Un diseño monocromático muy elegante que no solo aporta estilo y sofisticación a quien lo lleva, sino que combina con todo. Sin embargo, también hay royals que se resisten a pintarse las uñas, como la reina Letizia. ¿El motivo? Según reveló su amiga Sonsóles Ónega no quiere estar cambiándolas a diario para que siempre estén perfectas. 

Loading...