Paula Echevarría tiene una gran ilusión en el horizonte que podría estar mucho más cerca de lo que parecía hace unos días: su nueva casa. Se trata de una construcción modular de aproximadamente 400 metros cuadrados (que podrían ampliarse en cualquier momento) en la que Paula empezó a soñar tras su divorcio con David Bustamante. Un sueño que le hubiera gustado estrenar a finales de este mismo año y que, en teoría, tendría que estar ya disfrutando, pero que terminó retrasándose a causa de la propia actriz.

Y es que Paula Echevarría, según personas cercanas a la obra, ha querido estar tan pendiente de cada detalle que, sin querer, ha ralentizado la construcción. Esto significaría que ella misma ha provocado el hecho de no haber podido estrenar su casa todavía... pero esta situación podría estar muy cerca de acabar.

Artículo relacionado

A pesar de los mencionados retrasos, las cámaras han podido captar el avance de la obra y se ha podido confirmar que la construcción está ya muy avanzada. El hecho de ser una casa prefabricada hace que las obras sean mucho más rápidas de lo normal (por lo general de unos seis meses), y por eso el retraso no ha sido desproporcionado: la actriz y la pequeña Daniella podrán estrenar su nuevo hogar en el 2019 que está a punto de empezar, y muy probablemente puedan hacerlo antes de lo que parecía hace tan solo unos días. La duda entonces será si Miguel Torres se animará a mudarse también la nueva casa de la actriz, transformándola así en su nuevo hogar familiar. ¡Ya queda menos para saberlo!