Los grandes artistas de la música internacional se dieron cita bajo el escenario del Madison Square Garden en Nueva York, para asistir a la entrega de los MTV Video Music Awards, noche en la que Beyoncé se volvió a coronar como la mejor artista de la noche y llevarse a casa no sólo el trofeo al mejor vídeo del año con su tema ‘Formation”, sino que además, subió al escenario hasta en cuatro ocasiones más para recoger, entre otros, premios como el de mejor vídeo de artista femenino y mejor dirección.

Artículo relacionado

La alfombra roja volvió a llenarse de coloridos y atrevidos vestidos firmados por grandes diseñadores. Las cantantes brillaron fuera y dentro del escenario. Pero si hubo alguien que realmente triunfó y consiguió llevarse las atenciones de todos los asistentes, fue la pequeña de cuatro años, Blue Ivy. La hija de Beyoncé, que se paseó por la ‘red carpet’ de la mano de su madre, acudió a la gala con un vestido con cuerpo dorado y falda de tul asimétrica en tonos nude, que por momentos, consiguió eclipsar a la mismísima ‘Queen B’.

Sin embargo, aunque tanto la madre como la hija consiguieron encandilar con sus ‘outfits’ a los asistentes, como en cualquier buena gala que se precie, hubo grandes aciertos y terribles desastres estilísticos. ¿Aún no los has visto? Te enseñamos algunas de las mejores y peores apuestas de la noche.