Nada le sabe mejor a Belén Roca que pasar un ratito con su hija, Lulú, esa por la que está dispuesta a luchar lo indecible. La justicia le arrebató la custodia de la menor el pasado año, tal y como la extronista contó en exclusiva a Lecturas, donde aseguró estar completamente destrozada. Ahora, meses después, la vemos aprovechar al máximo cada instante que tiene con la pequeña. Sus momentos de mayor felicidad.

Estoy hundida, sin fuerzas. Me acaban de dar la resolución del recurso que interpuse y me deniegan la custodia de mi hija. Me han arrebatado la infancia de mi hija, cuando ríe y cuando llora”, nos contaba en octubre, “tengo con ella el mínimo contacto”. La situación no pintaba nada de bien para esta madre de 30 años que haría cualquier cosa por su hija. A ella vive entregada desde que nació, pero su expareja y padre de la niña le está poniendo las cosas muy difíciles. “Mi ex no soportaba verme en la tele, todo fue a peor, quería volver conmigo, me rogaba y no quise. Decidió demandarme. Me dijo: Te voy a hacer daño quitándote a la niña. Me odiaba porque no me tenía”. A raíz de entonces, arrancó su calvario. “Yo quería traer a mi hija a Madrid, mi hermano vive allí y veía que podía trabajar. Ahí me pusieron las pegas en el juicio, que de qué iba a vivir, que con quién iba a estar mi hija cuando yo trabajara me decían, por eso me quitaron la custodia”.

Artículo relacionado

Belén sabe lo que es sufrir. Ha sentido la pérdida en sus propias carnes con el repentino fallecimiento del amor de su vida, Dani Rivas, y el de su madre, su apoyo fundamental. Aún con todo y con eso, el dolor mayor se lo provocó la separación de Lulú.

Tras un 2017 nefasto a nivel personal, en el que le fue arrebatada lo más importante de su vida, parece que 2018 lo ha iniciado con buen pie. La extronista y exGH ha compartido en redes preciosos momentos con la niña. El dos de enero iniciaron el año haciendo una excursión al balneario de Lugo, y, este mismo fin de semana, tenía toda para ella a la niña, y estuvieron jugando a los experimentos. Ojalá este año esté cargado de instantes así de preciosos.