Si el año pasado era Shaila Dúrcal quien asustaba a todos sus seguidores al contar un accidente doméstico en el que perdió parte de un dedo, hace unos meses la 'mala suerte' recaía sobre su hermano Antonio, quien relataba a través de su perfil en redes sociales cómo se encontraba tras varias semanas ingresado en la UCI del hospital Puerta del Sur (Madrid) a consecuencia del COVID-19.

Artículo relacionado

Aunque la gravedad de la enfermedad le ha llevado a temer por su vida, el apoyo de su familia y amigos más íntimos ha sido un empujón imprescindible para seguir adelante: "Gracias a todos los que con sus ruegos y ánimos habéis estado apoyándome a mí y a Bárbara en estos días tan complicados", ha escrito.

El hijo de Rocío Dúrcal y Junior afortunadamente ya se encuentra en casa recibiendo el cariño de su mujer y sus hijos. Durante el tiempo en la UCI ha sido consciente de qué es lo verdaderamente importante en la vida y así se lo ha confesado a sus seguidores: "Después de 15 días de hospital (8 de UCI) no hay nada como estar en casa con la familia. Es lo único y verdaderamente importante en este mundo".

Aunque siempre se ha dicho que los hijos de Rocío Dúrcal cada día están más separados nada más lejos de la realidad. Tanto Shaila como Carmen se han preocupado diariamente de su hermano y afortunadamente ya están más tranquilas después de que el joven haya podido superar la enfermedad.

Esto es, sin duda, un nuevo obstáculo en la vida del clan Morales que ha tenido que hacer frente desde hace años a un sin fin de complicadas situaciones como la prematura muerte de su madre en 2006 y la consiguiente enfermedad de su padre.