Cuando se cumple un año de su entrada a 'GH VIP 7', Antonio David Flores ha tenido que afrontar una polémica que le ha estado persiguiendo toda la vida: el motivo real que le llevó a ser expulsado de la Guardia Civil. Con mucha naturalidad, el colaborador de 'Sálvame' quiso zanjar de una vez y por todas el tema y dejar muy claro que nunca fue despedido por robar ningún dinero.

Artículo relacionado

"Éramos guardias rurales, no teníamos potestad para imponer una multa de tráfico", empezaba contando Antonio David. "El ciudadano francés nos pagó en metálico 50.000 pesetas y cuando llegamos al cuartelillo llamamos por teléfono a la guardia civil de tráfico para explicar lo que había pasado", seguía. "Si nosotros hubiéramos querido quedarnos con ese dinero no habríamos llamado a Tráfico", sentenciaba harto de las acusaciones.

"Nosotros ingresamos el dinero en la cuenta corriente de tráfico de la Guardia Civil y yo tengo el resguardo del ingreso", explicaba a la vez que recordaba que ese resguardo se lo mostró a María Teresa Campos, de ahí que no entienda que sean ellas las que vuelvan a recordar el suceso.

Antonio David Flores
Telecinco

Sea como fuere, la situación llevó a la Guardia Civil a abrir una investigación interna: "Me suspendieron seis meses. Cuando esto salió a luz pública, como yo era el yerno de Rocío Jurado, hubo un juicio y en esos dos años pasaron cosas", manifestaba sin querer dar más detalles al respecto.

"A mí no me echaron de la Guardia Civil, la presión a la que me sometieron fue tremenda. Era imposible convivir ahí. Tenía una presión por parte de mis jefes que era insoportable", sentenciaba a la vez que desvelaba algo hasta ahora desconocido y es que su intención siempre fue volver al cuerpo: "Yo quería continuar. Quise solicitar una baja para poder reincorporarme más tarde. Yo no quería tener contacto con los ciudadanos porque se querían hacer fotos conmigo. Solicité tres veces el puesto en el aeropuerto de Barajas y me lo denegaron".

Artículo relacionado

Por si esto fuera poco, también recordaba los comentarios que recibía por parte de sus compañeros y superiores: "Mis jefes de Barcelona me decían que yo no podía ser guardia teniendo la suegra que tenía, me decían que tenía que dejar el cuerpo e irme con mi suegra".

Con esto, Antonio David ha zanjado de una vez y por todas este tema que aún sigue dando qué hablar más de dos décadas después.