Con media hora de retraso y desde la Audiencia Provincial de Almería, el jurado popular ha procedido a leer el veredicto del juicio contra Ana Julia Quezada, que finalmente ha sido encontrada "culpable con alevosía" de manera unánime por el asesinato de Gabriel Cruz. De esta manera, el tribunal ha acabado dando la razón a la Fiscalía, y podría enfrentarse a una pena de prisión permanente revisable. Sin embargo, no han encontrado suficientemente probado que hubiera habido ensañamiento hacia el pequeño por parte de la condenada, pero sí que "lo mató de manera intencionada y súbita".

Otro de los puntos que ha recogido la sentencia, es que también consideran a la procesada culpable del "delito de lesiones psíquicas infligidas" a Ángel David Cruz y Patricia Ramírez, padres del niño. Por otro lado, no han valorado como atenuante que Ana Julia actuara bajo los efectos de la medicación que había tomado aquel día.

En cuanto a las penas, la acusación particular integrada por los padres del niño, han pedido seis años de prisión por los daños psíquicos, dos años de cárcel "por la integridad moral" de ambos y 250.000 euros "en concepto de responsabilidad civil". Por su parte, la Fiscalía también pide una indemnización de 300.000 euros para Ángel David y Patricia "por el daño moral causado". Asimismo, ambas partes (acusación particular y fiscalía) han vuelto a reiterar la solicitud de condenar a Ana Julia Quezada a prisión permanente revisable.

Artículo relacionado

Las lágrimas que derramó durante su testimonio no han asomado en esta ocasión por sus ojos, y Quezada ha escuchado con gesto inmutable cada una de las palabras de la sentencia dictada por las siete mujeres y los dos hombres que han formado parte del jurado popular, y que han estado cerca de 26 horas reunidos, deliberando incomunicados, en la Audiencia Provincial de Almería.

Debido al seguimiento mediático y a la consternación que causó que fuera hallado muerto tras días desaparecido, y al crimen confeso de Ana Julia, tanto para el jurado como para los padres de Gabriel ha sido un proceso especialmente angustioso y complicado.

En todo momento, el objetivo del jurado ha sido el de determinar como se produjo la muerte de Gabriel el 27 de febrero de 2018. Tal como declaró Ana Julia, tuvo lugar en la finca de Rodalquilar, a donde fue el niño junto a la por entonces pareja de Ángel David desde la casa su abuela paterna, en Las Hortichuelas.

Los padres de Gabriel han estado presentes en la lectura. Al abandonar la sala de la Audiencia Provincial de Almería han atendido a los medios, muy emocionados. "Esa mujer ya no le va a hacer daño a nadie en la vida", afirmaba Ángel David. De especial calado han sido las palabras pronunciadas por Patricia, quien ha declarado: "Hemos conseguido justicia".