El tiempo todo lo olvida. O casi. Y es que a Amaia Montero parece que ya se le ha pasado el disgusto de hace unos años –septiembre de 2017, para ser más exactos–, cuando protagonizó una trifulca virtual en las redes sociales con Malú.

Amaia y Malú estaban distanciadas desde entonces, pero el nacimiento de la primera hija de la sobrina de Paco de Lucía parece que ha suavizado las cosas. La exvocalista de La Oreja de Van Gogh no ha dudado en felicitar a su colega por su flamante maternidad. "Enhorabuena Malú, te deseo toda la felicidad del mundo. No creo que haya nada más grande en este mundo que ser madre", ha escrito la vasca en redes sociales.

Artículo relacionado

Con este mensaje, Amaia quiere enterrar definitivamente el hacha de guerra con Malú. Es posible que alguien le haya hecho comprender que la reciente mamá no pretendía insultarla, al contrario, la felicitaba por no esclavizarse con su físico por culpa de los cánones de belleza que, tristemente, aun imperan en muchos sectores.

Todo empezó por un comentario de Malú en una entrevista, en la que dijo: "A Adele nadie le dice nada. Sigue ese machismo de que la chica tiene que ser la perfecta, la guapa, la potente y tal. Yo me he negado durante toda mi vida a ese tipo de canon. Y lo de Amaia Montero me parece genial: ¿por qué Amaia tiene que estar delgada? Es artista, no modelo. Lo importante de una artista es que tenga bien la voz, bien la energía, bien las canciones, subirte al escenario y dejarse los cuernos".

Estas palabras a Amaia le sentaron fatal. Y no se quedó callada: "A la Victoria's Secret de Malú, ojalá todas fuéramos tan guapas y, sobre todo, tan delgadas como tú", escribió. Y como muchos seguidores le reprocharon que no había interpretado bien las palabras de Malú, Amaia continuó: "Ni protagonismo ni hostias, me ha llamado gorda y punto".